Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

ZAGATO - Definición - Significado

Fábrica italiana de carrocerías para automóviles deportivos fundada en Milán por Ugo Zagato en 1919. Llegado a Milán procedente de un pueblo de provincias, Zagato no tuvo que pasar por un aprendizaje en empresas de gran fama. Asistió a una escuela profesional de diseño técnico, pero ignoró los sistemas de construcción de la tradición carrocera del período de los vehículos de caballos. Siendo autodidacto, vio el automóvil de modo distinto. Y esta diversidad, conservada por sus hijos Elio y Gianni, dio carácter a las realizaciones de la empresa, rechazando los adornos y las formas decorativas como un fin en sí mismos.

Después de la escuela, Zagato hizo su propio aprendizaje primero en una industria mecánica de Alemania, luego en la Carroz-zeria Varesina (que construía casi exclusivamente vehículos industriales) y después como jefe de departamento de los talleres aeronáuticos O. Pomilio & C. de Turín. Con un ventajoso contrato a destajo que le permitió reunir cierto capital, Zagato dirigió el sector de alas y planos durante el período de movilización para los suministros militares. En esa época, fue importante la experiencia tecnológica de la construcción ligera y el contacto humano con muchos ases de la aviación que, en la vida civil, eran automovilistas entusiastas. Al final de la guerra, Zagato volvió a Milán y abrió un taller de carrocerías. Las estructuras de madera-aluminio y de acero-aluminio, esenciales en su funcionalidad, se convirtieron en una especialidad de la Zagato. En su producción, la estructura enteramente metálica (con entramado de perfiles de acero, revestimiento de chapa de aluminio y luego soldada) se generalizó en torno a 1926-1927 y, por tanto, con un gran anticipo no sólo sobre la evolución de otros carroceros, sino también sobre la producción de serie.

En este período inicial tuvo gran importancia su colaboración con Alfa Romeo, estrecha desde los tiempos de los primeros automóviles de Gran Premio y del RLS. Precisamente, el RLS torpedo-bateau con una larga trasera estilizada construido para el general De Bono, entonces gobernador de Tripolitania, fue posiblemente el primer vehículo de Zagato a nivel europeo, tanto por la importancia del chasis como por la realización estilística. Pero fue con los 1500 SS y 1750 SS (automóviles susceptibles de una mayor difusión, aunque siempre en el ámbito restringido de las carreras o de la clientela deportiva) con los que Zagato encontró su confirmación como carrocero oficial de Alfa Romeo. Las carrocerías del equipo Alfa Romeo que ganó las ediciones segunda y tercera de las Mil Millas, eran de Zagato. Este privilegio sólo fue compartido durante los años siguientes con la Touring, que construía carrocerías casi tan ligeras y únicamente un poco más confortables.

Tras un breve período de actividad en otro local, Zagato decidió trasladar su taller a una nueva sede situada en las proximidades de la fábrica Alfa Romeo y, en general, en el centro de la zona principal de la actividad automovilística milanesa.

Excluyendo algunos Fíat del periodo inicial (501, 503 y 509), los automóviles carrozados por Zagato fueron casi exclusivamente Alfa Romeo hasta 1936. Casi inexplicablemente, la relación Zagato-Alfa Romeo se enfrió algo durante dichos años y, tras algún 2300, por otro lado no demasiado original, el carrocero quedó excluido de la realización de las series 2300 B y 2500 S, monopolizadas por la Touring, con alguna excepción para las versiones abiertas.

El retorno a la Fiat se produjo con el 500 Topolino y con el 508 C (es decir, el primer 1100), que dieron origen a una gran cantidad de versiones deportivas por numerosos preparadores. En las Mil Millas de 1937, Zagato presentó, además de varios automóviles abiertos, una berlineta aerodinámica integral. Al año siguiente, en la salida de dicha carrera, podían contarse 38 automóviles carrozados por Zagato en las clases hasta 750 ce y hasta 1.100 ce.

Al llegar la guerra, en una época de carreras suspendidas y de circulación reducida, la Zagato buscó su supervivencia en una forma de colaboración con la Isotta Fraschini, construyendo cabinas para camiones.

El bombardeo aéreo de agosto de 1943, uno de los más duros sufridos por la ciudad de Milán, destruyó completamente la fábrica y la actividad tuvo que ser trasladada al complejo de los talleres Isotta Fraschini-Cemsa, donde fueron acondicionadas algunas naves. Sin embargo, esta sede era demasiado reducida y se hallaba muy apartada para la Zagato, por lo que en 1946 se inauguró una nueva fábrica situada en la zona norte de Milán. Las relaciones con la Isotta Fraschini continuaron y la Zagato tuvo el privilegio de realizar un par de prototipos de carrocerías para el nuevo automóvil tipo 8 C con motor trasero. Eran unas carrocerías muy originales, demasiado para tener éxito, independientemente de los acontecimientos que indujeron a la Isotta Fraschini a no fabricar dicho modelo. Desde el punto de vista estético, estuvo mucho más lograda la otra novedad de aquel mismo año: la berlineta Panorámica. Se trató de una carrocería muy ligera no solamente en su parte material, sino también en su aspecto. Siendo también una aerodinámica integral, anticipó genialmente las líneas del paralelismo redondeado en forma de «pastilla de jabón» que luego dominarían la moda automovilística de los años cincuenta. El parabrisas y los cristales laterales, realizados de perspex con cristal templado, iban curvados hacia arriba siguiendo la forma del techo, con el fin de permitir la visión hacia arriba y proporcionar al vehículo una gran luminosidad. El Panorámica llegó al refinamiento de poseer un perfil ornamental de aluminio no apoyado, sino empotrado en el lateral. Entre 1947 y 1950, los principales modelos Fiat, desde el pequeño 500 hasta el gran 1400, fueron propuestos con esta carrocería, que parecía al mismo tiempo un coupé elegante y una ambiciosa berlineta de competición. En 1948, un ejemplar MG recibió el mismo tratamiento para ser expuesto en el Salón de Earl's Court.

En 1947, Elio Zagato debutó en las competiciones al volante de una barqueta de su construcción, estéticamente poco feliz y mecánicamente no muy eficiente, tanto que no consiguió sobresalir entre los muchos derivados del Fiat 500. Sin embargo, este debut estrechó nuevamente los contactos de la empresa con el mundo de las competiciones y condujo al encuentro con el preparador Giorgio Giusti, autor del Testadoro sobre chasis Topolino.

Al principio, Elio Zagato adquirió un vehículo para sí, pero luego terminó preparando una pequeña serie de ágiles coches 750 Sport, para los cuales realizó una carrocería en forma de huso, muy eficaz desde el punto de vista aerodinámico. Si no se hubiese producido un cambio de la Fórmula, que desplazó el interés hacia la categoría de Gran Turismo, reservada a los automóviles cerrados, el Testadoro (fabricado rigurosamente en serie) hubiera podido reproducir la hipótesis del Cisitalia monoplaza, es decir, la de un automóvil igual, hecho para poner a los pilotos en condiciones de igualdad teórica.

Elio Zagato se unió a su padre en la dirección de la empresa y, aunque al principio se ocupó solamente de la parte administrativa, fueron sus nuevas ideas estilísticas las que dieron un nuevo impulso a la producción. Se formuló la hipótesis de un nuevo modelo especial para ser fabricado en pequeñas series: un spider con bastidor tubular Gilco y motor Fiat 1100. Las formas de este coche anticiparon, curiosamente, el que más tarde fue el MG A.

Luego le tocó el turno a un Gran Turismo derivado del Fiat 1100 Sport. Este coche ganó 3 carreras en 1952 y 11 en 1953, permitiendo a Zagato conquistar uno de sus 5 Campeonatos de Italia. Luego siguió el aristocrático y complicado V8, fabricado por la Fiat en pequeñas series y preparado con una ligera carrocería Zagato.

La colaboración con la Alfa Romeo, que jamás se interrumpió totalmente (como demuestra el hecho de que el prestigioso monoplaza tipo 159 poseía una carrocería realizada precisamente por Zagato), fue reemprendida de lleno en este período, coincidiendo con el gran empeño deportivo del modelo 1900 Super Sprint. Sobre el chasis Super Sprint, Zagato realizó un cabriolet que, probablemente, ha quedado como ejemplar único y toda una serie de coupés, sobre algunos de los cuales apareció por vez primera el techo con las dos jorobas o resaltes unidos, destinado más tarde a convertirse en una característica constante de muchos Zagato de carreras y gran turismo, como los Fiat 1100/103 TV, Fiat-Abarth 750 y 1000, y los Lancia Appia y Flaminia Sport. Automóviles bajos, redondeados y muy equilibrados a pesar de las imposiciones típicas de los automóviles de carreras, los Zagato de los años sesenta, los últimos construidos según la lógica estética y aerodinámica del sólido en forma de huso, continúan siendo clásicos.

El trofeo internacional Compás de Oro, concedido al Abarth-Zagato 1000, premió en realidad una fórmula estética de la que es difícil identificar su punto culminante. Posiblemente, éste estuvo representado por algunos ejemplares del OSCA 1600 GT de 1960 o por la última versión del Lancia Flaminia Sport 2800.

Durante dicho período se inició la serie de los conocidos Alfa Romeo Giulietta SZ, que luego se convirtieron en los bellos y eficientes Giulia TZ y TZ 2, victoriosos, igual que los pequeños Abarth, en cualquier pista del mundo. Mientras tanto, su fama internacional ofreció a la Zagato la satisfacción de carrozar, bien en ejemplar único o en pequeñas series, chasis de las marcas extranjeras de mayor prestigio: Jaguar en 1957, Bristol en 1959 y 1960, y Aston Martin y Rover en 1961. En este último año se presentó asimismo el Mini-Cat, berlineta aerodinámica con la mecánica del conocido Mini BMC.

A finales de 1962, la Zagato asumió una dimensión industrial y se trasladó a Terraz-zano di Rho, a una fábrica de 10.000 m2 cubiertos. Ugo Zagato, que murió en Milán en octubre de 1968, ya había disminuido su actividad. No obstante, en 1955 Gianni, el menor de sus 2 hijos, había asumido ya responsabilidades directivas con ocasión de un grave accidente de carretera sucedido a Elio. Titulado en ingeniería, Gianni Zagato contribuyó a la racionalización de la producción, que tuvo que orientarse hacia las pequeñas series de automóviles, en estrecha colaboración con los fabricantes. El Flavia Zagato, el Fulvia Sport para Lancia y el Alfa Romeo Júnior Z fueron las principales realizaciones que aceptaron esta nueva disciplina de la producción basada en las pequeñas series encargadas previamente. De vez en cuando ha continuado la proposición de prototipos de exploración, como el tipo Rover TC, el Fiat 500 Zanzara y el Fiat 125 coupé. En el campo experimental, representó una incursión el Zele, es decir, el Zagato-Elettrica, automóvil urbano con carrocería de resina de vidrio y propulsión por acumuladores. Sin embargo, la nueva realidad industrial se manifiesta también en proyectos de coproducción en los que el papel de la gloriosa empresa se reduce necesariamente al montaje y puesta a punto de carrocerías comunes a otras versiones, como el caso del Lancia Beta cabriolet, completado por cuenta de Lancia.

Etiquetas: z
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches