Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

PICADO - Definición - Significado

Martilleo metálico agudo producido por las oscilaciones a alta frecuencia de la presión existente en la cámara de explosión durante la combustión del carburante. La misma denominación se aplica a otros tipos de golpeteo, ocasionados por huelgos excesivos o causas análogas, como en el caso de los empujadores.

En los motores Diesel, el picado en el sentido inicialmente indicado, que frecuentemente se confunde con el zumbido, se debe al encendido espontáneo, que se produce con relativo retardo durante el ciclo de combustión, cuando se emplean carburantes con bajo número de cetano.

En cambio, en los motores de encendido provocado existen distintos tipos de picados, debidos a causas diversas, como: exceso de avance de la chispa (spark knock), preencendido (knocking surface ignition), desprendimiento de la suciedad existente en la cámara de combustión (picado esporádico o wildping), y arranque en caliente (hot starting noise) de los motores de alto índice de compresión, a presiones muy elevadas (motores deportivos de gran compresión). Las 2 primeras causas son las más frecuentes en los motores comerciales actuales.

A regímenes bajos, el picado resulta fácilmente audible; además, dura muy poco, por lo que no acarrea consecuencias importantes. Sin embargo, a gran número de revoluciones, en las que el ruido del motor disimula con facilidad el del picado, los inconvenientes producidos por dicho fenómeno se traducen por deterioros más o menos graves de la culata y el correspondiente quemado de su junta, acompañados, en los casos extremos, de roturas del pistón debidas a fatiga en caliente, en ambiente oxidante, ya que la presencia en la cámara de compresión de gases corrosivos, incluso en cantidades ínfimas (millonésimas), como el anhídrido sulfuroso, así como el cambio de temperatura más acentuado, debido al desprendimiento de la capa de gas acumulada junto a las paredes de la cámara a causa de las ondas de choque asociadas al picado, y las cargas elevadas en cada ciclo (sobrepresiones provocadas por el picado) facilitan tal género de roturas.

Aun cuando debe evitarse el picado intenso, tanto por los inconvenientes mecánicos que ocasiona al motor, como por las menores prestaciones derivadas de la pérdida de energía producida por dicho fenómeno, se ha comprobado que, de vez en cuando, los picados moderados resultan útiles para limpiar de residuos la cámara de combustión.

Las causas del picado deben buscarse en fenómenos de encendido anómalo y de detonación. En un motor nuevo, si está bien reglado, rara vez se produce el fenómeno, ya que la ausencia de costras sobre las paredes de la cámara permite un mejor intercambio térmico y, por tanto, mantiene las temperaturas más bajas y, por ello, una menor tendencia al picado. El fenómeno puede observarse después de recorridos 15.000-20.000 km, cuando las costras alcanzan un grosor tal que el cambio térmico se mantiene bastante constante en el transcurso del tiempo. El número de octano de la gasolina necesario para librar al motor del picado aumenta conforme van recorriéndose los kilómetros; oscilando, por ejemplo, entre 86, con el motor nuevo, y 92, una vez recorridos 15.000 km.

Aparte del avance del encendido, los factores más importantes que determinan la aparición del picado son: el estado de las bujías, la eficacia del carburador o del sistema de inyección, de manera que se obtenga la relación aire/combustible prevista, y la temperatura del aire de alimentación del motor. Por lo que respecta a la utilización del motor, pueden distinguirse dos tipos de picado: uno, observable cuando, al establecer el régimen más elevado, partiendo de un valor muy bajo (1.000-1.500 rpm), se acelera, abriendo bruscamente la mariposa; el otro, bastante más solapado, por resultar difícilmente audible, se produce a un régimen elevado (4.000-5.000 rpm) y con la admisión al máximo.

El picado a pocas revoluciones puede evitarse empleando simplemente gasolina super, con número de octano (Research) 98-100, en vez de las gasolinas con número de octano (Research) 84-86, y dando preferencia a las elaboradas, de manera que su porción más ligera posea un octanaje elevado.

El picado a regímenes elevados, sumamente peligroso, por los posibles deterioros del motor, puede evitarse utilizando una gasolina de alto octanaje con un contenido en olefinas menor del 25 % en volumen, y, sobre todo, prefiriendo las condiciones de marcha con la mariposa entreabierta a las de plena admisión con regímenes inferiores a 5.000 rpm. Así. cuando no pueda conseguirse una gasolina de octanaje Igual o superior al recomendado por el fabricante, será conveniente retardar el avance fijo (aunque no más de 7-9°, dada la posibilidad de una excesiva pérdida de potencia y de originar fenómenos de combustión anómala), teniendo en cuenta que, por término medio, una disminución en unos 3o del ángulo de giro entraña la posibilidad de emplear una buena gasolina de un número de octano 2 unidades más bajo. Análogo resultado puede obtenerse reduciendo la relación de compresión (con mayor grosor de la junta de culata); la alteración en una unidad de la relación de compresión, de 9,5 a 8,5 por ejemplo, permite utilizar una gasolina con número de octano 6 unidades menor, reduciéndose el mismo, por ejemplo, de 98 a 92.

Etiquetas: p
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches