Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

LABOURDETTE, JEAN HENRI - Definición - Significado

Carrocero francés cuya familia poseía una fábrica de coches de caballos desde 1858. Comenzó a trabajar siendo muy joven y, poco después de la muerte de su padre, ocurrida en 1910, Henri asumió la dirección de la empresa. Bajo su dirección, inspirada en las técnicas más modernas y en las líneas más audaces, la fábrica parisiense no tardó en convertirse en una de las más famosas del mundo.

La actividad automovilística de Labourdette coincidió con el mismo origen del automóvil, que provocó el declive gradual de los coches de caballos, sector en el que la empresa había sido una de las primeras hasta entonces. La primera carrocería Labourdette fue un sencillo dog cart, con asientos dos-á-dos, construido en 1896 sobre un chasis Georges Richard. A partir de aquel momento, las construcciones se sucedieron cada vez con mayor frecuencia. Confirmando su fama creciente, deben recordarse sus clientes ilustres, como el rey de España Alfonso XIII, Rene de Knyff, administrador delegado de la Panhard et Levassor, y Louis Renault, propietario de la marca de automóviles del mismo nombre. Incluso, parece que el automóvil Renault de conducción interior de 1899, considerado por muchos como el primero con carrocería cerrada, fue construido precisamente por Labourdette. Seguramente fue suyo el primer automóvil presidencial de 1906, construido para el entonces presidente Fallieres: una limousine sobre chasis 20 CV de Panhard et Levassor.

En 1910, Labourdette realizó un automóvil extraligero de conducción interior, cuya carrocería pesaba solamente 300 i.g, CAÜÍ la mitad que una normal. La reducción de peso se obtuvo eligiendo adecuadamente los materiales y dejando, en el interior de la carrocería, toda la armazón al descubierto.

En 1911, Jean Henri Labourdette sucedió a su padre, de quien había aprendido los principios del arte de la carrocería. Abandonadas definitivamente las bases tradicionales, los automóviles que salieron de los talleres de París adoptaron un carácter personalizado, en ocasiones incluso atrevido. Por ejemplo, los torpedos Labourdette parecían a veces coches de carreras, a la vez que los modelos de conducción interior poseían una línea marcadamente deportiva.

Otro automóvil destinado a De Knyff representó una etapa decisiva en la historia de Labourdette: fue el famoso skiff de 1912, creación muy original en forma de barca, sin puertas, cuya estructura, construida siguiendo los sistemas tradicionales de la carpintería naval, estaba dotada de 3 capas de listones de caoba, fijadas con clavos a la vista. Ese modelo fue construido por los astilleros Despujols; su peso no alcanzaba 180 kg, incluidos el parabrisas, los guardabarros y los 4 asientos. Este skiff indujo a André Citroen a encargar 3 vehículos similares, que sirvieron de modelo para el «Citrón jaune» de 5 CV de tipo C. El estilo náutico influyó en gran parte en la sucesiva producción Labourdette, que evolucionó pasando al no menos famoso cab skiff. Este tipo de carrocería, del que se construyeron varios centenares de ejemplares después de la primera guerra mundial, poseía los asientos traseros cubiertos por un reducido pabellón. Apreciados por su línea inconfundible, los cab skiffs se caracterizaban por otra particularidad Labourdette: la clara separación entre las estructuras situadas por encima y por debajo de la línea de cintura. Por encima de ésta, la carrocería poseía siempre una sección más reducida que por debajo.

En su constante preocupación por conseguir una línea neta y limpia, el carrocero francés escondió de diferentes maneras las capotas de los torpedos, cuando se encontraban plegadas. En los skiffs, éstas eran incluso amovibles, pudiéndose guardar en un baúl al efecto.

Sin embargo, la creatividad de Labourdette no se agotó únicamente investigando acerca de la línea. Al principio de la primera guerra mundial, experimentó los primeros alzacristales eléctricos; fue uno de los primeros que incorporaron el maletero al cuerpo del vehículo y que construyeron carrocerías con 2 cristales laterales sin montante intermedio. El deseo de aumentar la visibilidad le llevó primero a eliminar los marcos de los cristales laterales y, posteriormente, a idear el sistema Vutotal. Los parabrisas de los cabriolets no llevaban montantes laterales ni superiores, fijándose la capota directamente sobre el cristal. En el Salón de París de 1936, Labourdette presentó un modelo de conducción interior Vutotal sobre chasis Delage, con el pabellón en voladizo fijado en la parte delantera al parabrisas. Con este sistema se realizó en 1937, sobre diseño del ingeniero Jean Audrand, la berlineta aerodinámica Delage de 12 cilindros, que debería haber participado en el Gran Premio de Francia.

La actividad de la empresa finalizó en el año 1939.

Etiquetas: l
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Gestoría Online de Tráfico
Gestoria Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches