Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

CYCLECAR - Definición - Significado

Vehículo mixto, conocido también como autociclo, inicialmente de 3 y más tarde de 4 ruedas, derivado de la motocicleta y caracterizado por un bastidor y una carrocería muy ligeros. Tuvo gran difusión en Europa en el período 1910-1930. El cyclecar representó, en muchos países europeos, el medio de que se valió la burguesía para iniciarse en el automovilismo y en algunos de ellos se rigió por normas fiscales que le otorgaron grandes ventajas frente a los automóviles verdaderos. En su estructura, el cyclecar típico estaba caracterizado por un bastidor muy sencillo (frecuentemente constituido por perfiles rectos), provisto de un motor y de ruedas de origen motociclístico. Tenía transmisión por correa o por cadena, y frenos (a veces de cinta) sólo en las ruedas traseras. Con frecuencia, el puente trasero era solidario con el bastidor (es decir, sin suspensión elástica), mientras que la dirección, como en el caso del *Bédélia, era a veces del tipo de eje giratorio alrededor de un tejuelo central, en lugar del tipo de cuadrilátero. El cyclecar Bédélia, propuesto por Robert Bourbeau en 1910, fue probablemente el primero en su género y dio lugar a una proliferación de construcciones semiartesanales caracterizadas todas ellas por una carrocería muy ligera, casi siempre biplaza, justificada por la escasa potencia del motor. Si el motor era un poco más potente, como cuando se empleaban grupos motoci-clísticos de calidad, el cyclecar resultaba peligrosamente veloz, con frenos malos, y muy frágil en caso de accidente. Su razón de existir era la de permitir el transporte de 2 personas en condiciones de confort apenas superiores a las que podía ofrecer una motocicleta con sidecar. En un momento en que las grandes empresas constructoras de automóviles no habían proyectado todavía los utilitarios verdaderos y en períodos de crisis económica (como durante la mundial de 1921-1922), el cyclecar tuvo un éxito efímero, pero notable, dando lugar incluso a versiones deportivas (algunas de tipo monoplaza) que se codificaron con Fórmulas de competición.

Como suele suceder a todas las definiciones genéricas, la amplitud del significado del vocablo «cyclecar» se fue ampliando progresivamente, mientras el fenómeno estuvo de moda, llegando a asimilar pequeños coches ortodoxos con motor de 4 cilindros, siempre que no se superara un cierto peso y con motores de cilindrada inferior a 1.400-1.500 ce. Más tarde, cuando la palabra asumió un significado peyorativo, todos los eyelecars restantes procuraron camuflarse como «voitu-rettes» o «voitures légéres», empleando motores refrigerados con agua y adoptando carrocerías más sólidas y más trabajadas. El cyclecar tuvo una difusión notable en Francia y Gran Bretaña. Las marcas británicas no eran muchas, pero del tipo de 3 ruedas, como el Morgan, habían en circulación simultáneamente más de 30.000 ejemplares, mientras que de su gemelo Darmont sólo algunos miles recorrían las carreteras de Francia. Después de la segunda guerra mundial, algunos constructores británicos reemprendieron la producción de eyelecars, fabricando modelos populares de coches de 3 ruedas.

Etiquetas: c
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches