Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

CONSUMO DE COMBUSTIBLE - Definición - Significado

El consumo de combustible de un automóvil depende de múltiples factores, tales como el proyecto del motor, el de la carrocería, la manera de conducir y las condiciones ambientales; se expresa generalmente en litros por cada 100 km, pero en ocasiones y cada vez con más frecuencia, se expresa en km/1. Los fabricantes indican un consumo normalizado.

En todos los motores, el combustible gastado se transforma sólo parcialmente (aproximadamente un tercio) en energía mecánica, mediante un rendimiento que depende de la relación de compresión, del carburador, de la forma de la cámara de explosión y del diagrama de la distribución. El resto de la energía térmica desarrollada en la combustión se expulsa en forma de calor por el motor, por el radiador y los gases de escape. La energía mecánica del motor que queda disponible se emplea a su vez en:

- alcanzar una cierta velocidad (potencia gastada en arrancar);

- mantener una cierta velocidad (potencia gastada en vencer la resistencia del aire y los rozamientos de los neumáticos y las transmisiones);

- subir una cuesta (potencia gastada en vencer la fuerza de la gravedad).

En promedio, la potencia consumida en arrancar representa aproximadamente un tercio de la energía disponible y depende, sobre todo, del peso del coche y de la carga que transporta.

En cambio, la potencia gastada en mantener la velocidad representa más del 60% del consumo total de combustible y depende esencialmente de la forma de la carrocería y de su resistencia aerodinámica. Por este motivo, el consumo aumenta con el cuadrado de la velocidad, ya que así es como varía la resistencia del aire.

El tercer tipo de energía representa generalmente una fracción muy pequeña, inferior al 10%, y no depende del motor ni del conductor, sino sólo del peso del coche y de la pendiente de la vía de circulación. Como inciso se indica que estas 3 formas de energía están destinadas, antes o después, a transformarse en calor y a disiparse en el aire.

De las consideraciones antes expuestas se deduce que para disminuir el consumo un coche debe tener: un buen rendimiento termodinámico del motor (entre los automóviles nuevos de fábrica no existen diferencias apreciables en este sentido), un coeficiente de resistencia reducido de la carrocería, sección frontal pequeña y poco peso. Todos son elementos que dependen del proyecto del coche; el comprador, no obstante, puede escoger libremente entre los distintos modelos en función de las mejores características.

También se pueden obtener consumos reducidos manteniendo los órganos mecánicos en óptimas condiciones: instalación eléctrica eficiente, exacta regulación del distribuidor y del carburador, filtro de aire limpio, presión correcta de los neumáticos, inclinación perfecta de las ruedas, etc. Además es indispensable conducir correctamente con velocidades máximas moderadas, aceleraciones graduales con movimientos lentos del pedal y deceleraciones suaves. En definitiva hay que acercarse todo lo posible al movimiento uniforme.

Para efectuar la prueba de consumo se usan aparatos que consisten en probetas graduadas, conectadas directamente al circuito de alimentación y que se pueden introducir y sacar del circuito a voluntad; con dicho sistema se mide exactamente el combustible necesario, para recorrer un determinado trayecto de longitud conocida a velocidad constante.

El automovilista puede evaluar el consumo medio de su coche, dividiendo los kilómetros recorridos desde la última vez que llenó el depósito por los litros de combustible introducidos en el llenado sucesivo.

El consumo específico es un dato característico del motor y no del coche. Indica los gramos de combustible que es necesario gastar cada hora por caballo de potencia desarrollada. Se mide en el *banco de pruebas y da una idea del rendimiento termodinámico del motor a distintos regímenes. En los motores de gasolina de 4 tiempos es de 190-210 g/CVh, a regímenes próximos a los del par máximo. En los motores Diesel de automóviles baja a 180-200 g/CVh, mientras que en los motores de 2 tiempos es más elevado: 330-350 g/CVh.

Etiquetas: c
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4 / 5 - Basado en 9 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Gestoria Online de Tráfico