Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

QUEMAR LA JUNTA DE CULATA - Definición - Significado

Expresión que indica la pérdida de retención, por efecto del calor, de la junta interpuesta entre el bloque del motor y la culata. La junta está constituida generalmente por una capa de amianto recubierta por dos láminas de cobre, y tiene una forma que reproduce exactamente los perfiles que se presentan sobre la culata.

Sirve para garantizar un apoyo de retención hermético a las conducciones obtenidas sobre el bloque: cámaras de combustión, pasos de agua, conductos de aceite a presión, agujeros de retorno para el aceite y conductos para las varillas de los empujadores. A tal fin, la junta de culata deberá resistir las elevadas temperaturas de la cámara de combustión (más de 1.000 °C) y las notables presiones que se alcanzan (más de 60 atm) sin permanecer incandescente ni dar lugar a escapes.

Las causas más comim.es que determinan que la junta de culata se queme son:

- Falta de fluido refrigerante, que provoca, además de la verdadera cocción de la junta, dilataciones térmicas excesivas con deformaciones de la culata y, por consiguiente, falta de retención de los planos de unión. El mismo inconveniente puede ser provocado por sobrecalentamientos temporales debidos a lubricaciones insuficientes de la culata, mala circulación del agua o un precario funcionamiento del circuito por defecto de la bomba, del termostato o del ventilador.

- Par de apriete incorrecto; el apriete de la culata sobre el bloque debe ser tal que aplaste el material que constituye la junta sin eliminar completamente su elasticidad, puesto que ésta debe absorber una parte de la dilatación térmica culata-bloque, no compensada por una dilatación equivalente de los espárragos de bloqueo. Pero si el par es insuficiente, la junta estará expuesta a una acción de golpeteo por efecto de las explosiones y, además, los gases de combustión rebosarán a lo largo de la periferia del cilindro y darán lugar a fenómenos de quemado. Cuando la guarnición es nueva, requiere un período de asentamiento que es preciso controlar, pues tras un cierto número de horas de funcionamiento, el valor del par de apriete puede haber variado.

Los síntomas a través de los cuales se manifiesta que la junta de culata está quemada son característicos y permiten una fácil determinación. La pérdida de retención puede ocurrir entre un conducto y el exterior o entre varios conductos. En el primer caso, con el motor funcionando, se advertirá la salida al exterior de burbujas de aceite o de vapor en el plano de la culata, mientras que, en el segundo caso, aparecerán humo blanco en el bloque (entrada de agua en la cámara de combustión), burbujas de gas en el radiador (entrada de gases quemados al circuito de refrigeración), aumento del nivel de aceite (entrada de agua en el cárter) y aceite en el radiador (paso inverso).

Etiquetas: q
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella3 / 5 - Basado en 2 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches