Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

NIEBLA - Definición - Significado

Fenómeno meteorológico que consiste en la formación, en contacto con el suelo y con un espesor más o menos grande, de una capa condensada de pequeñísimas gotas de agua que obstruyen parcial o totalmente la visibilidad. La niebla se origina cuando, en condiciones de vapor saturado en la atmósfera o por efecto de las bajas temperaturas, la humedad se condensa sobre las partículas sólidas contenidas en el aire. Estas últimas pueden consistir en polvillo, humos u otras substancias dispersas en la atmósfera.

La presencia de minúsculas gotas, muy densas, implica una enorme reducción de la visibilidad, puesto que los rayos luminosos en vez de ser rectilíneos son reflejados y refractados al chocar contra las partículas líquidas; como consecuencia de esto se produce una difusión de la luz y la pérdida de distinción de la imagen. Dicho fenómeno se agrava más aún cuando el objeto debe ser iluminado desde el exterior, puesto que la iluminación de la luz incidente disminuye la iluminación de la superficie reflectante y el resplandor se crea a causa de que la luz incidente disminuye notablemente el contraste entre el objeto iluminado y el ambiente que lo rodea.

Meteorológicamente, la formación de la niebla es un fenómeno fácilmente predecible, pero su intensidad sólo puede predeterminarse con aproximación; las previsiones efectuadas por la aeronáutica militar, se basan sobre determinadas visibilidades predecibles y se refieren siempre a una valoración media y no pueden tener en cuenta los fenómenos locales.

La visibilidad puede expresarse en función de la siguiente escala:

- visibilidad buena: superior a 1.800 m;

— visibilidad escasa: de 1.800 a 400 m;

- visibilidad mala: de 400 a 100 m, y

- visibilidad pésima: inferior a 100 m.

Para medir la intensidad de la niebla respecto a la circulación por carretera se ha establecido una escala de intensidades de la niebla calculada en relación con una corriente de tráfico unidireccional, por el paro debido a un obstáculo fijo, considerando un coeficiente de adherencia de 0,3 para velocidades superiores o iguales a 100 km/h y de 0,4 para velocidades inferiores a 100 km/h y un tiempo de reacción entre 0,5 y 1 s.

En cuanto a la eliminación de la niebla, han sido experimentadas gran número de técnicas de todo tipo, pero ninguna ha dado resultados apreciables o económicamente convenientes. Entre ellas debe destacarse el sistema empleado durante la segunda guerra mundial, consistente en calentar el aire mediante llamas libres de gran extensión (generalmente, grandes cantidades de carburante); dicho método, aparte de los límites de extensión y de duración de las llamas, es tan costoso que sólo puede usarse en casos extraordinarios.

Otras técnicas de tipo químico, eléctrico o mecánico, aunque con resultados variables, han demostrado ser inaplicables y no han salido de la fase experimental.

Aparte de la hipotética eliminación de la niebla, las técnicas para combatir los efectos de la misma se han dirigido hacia la mejora de la visibilidad y de la distinción de los objetos y de las señalizaciones referentes a la circulación por carretera.

Con estas finalidades se han propuesto numerosas soluciones, pero no todas han encontrado aplicación o la han encontrado sólo en algunas partes. La pavimentación coloreada ha resultado ser muy eficaz y relativamente simple, de manera que son más fácilmente distinguibles los carriles de circulación; otros dispositivos, como las iluminaciones especiales y los iluminadores de la anchura de vía de circulación se utilizan, dado su elevado coste, sólo para breves tramos de carretera con condiciones de viabilidad especialmente difíciles (cruces, pasarelas, barreras de autopistas, desviaciones, etc.).

Por su parte, el automovilista puede hacer modificaciones oportunas para disminuir el riesgo de accidentes montando aparatos de iluminación suplementarios (faros para niebla) y, sobre todo, cuidando la eficacia perfecta de todas las luces. Con esta finalidad, un aspecto fundamental que muchas veces no se tiene en cuenta se refiere a la limpieza de los plásticos o vidrios transparentes de los proyectores y de los reflectores, los cuales pierden gran parte de su visibilidad cuando están recubiertos por polvo o smog.

Existen también dispositivos electrónicos (radar, ultrasonidos, láser), cuya eficacia se ha comprobado, pero son muy complejos y de un coste prohibitivo; este sector evolucionará con el desarrollo de la técnica en el sector industrial.

Etiquetas: n
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
HIDROSTÁTICA (Transmisión)
Tipo de transmisión en que la energía mecánica producida por el motor es convertida en energía hidráulica que, en forma de corriente fluida a elevada presión, transmite el movimiento a las ruedas. La transmisión hidrostática está constituida esenc…
Ver definición
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches