Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

LUNETA - Definición - Significado

Denominación que suele asignarse al cristal trasero, por la forma de media luna Que se empleaba en los carruajes cerrados del siglo pasado; corresponde a la ventanilla posterior, que permite la visibilidad por detrás del vehículo.

Su forma permaneció invariable durante muchos decenios: dimensiones reducidas y Perfil redondeado, a veces separado en dos mitades por un montante central. Los mayores defectos eran la escasa visibilidad de los vehículos que se acercaban y la dificultad de efectuar la marcha atrás, defectos que no se tuvieron en cuenta y que llegaron hasta los años cincuenta sin ninguna atención respecto a la seguridad.

El material de que estaban constituidas fue siempre el vidrio, excepto en coches de los tipos spider y torpedo, donde era de celuloide, substituido más tarde por hojas de acetato. El mayor inconveniente de tales materiales era su extrema sensibilidad a la luz solar, a los agentes atmosféricos y al smog. De hecho, además de que eran fácilmente rayables (por el polvo, la nieve y el hielo) se ponían amarillos en poco tiempo y perdían la transparencia, impidiendo de esta manera la finalidad que se pretendía. Por desgracia, no existen sistemas adecuados para devolver la transparencia y para eliminar las rayas y las zonas amarillas. Sólo era posible retrasar el envejecimiento mediante continuos lavados con una esponja muy fina, agua abundante y un detergente muy diluido. Para evitar dichos inconvenientes, algunos cabriolets eran equipados con luneta de vidrio que, lógicamente, no era plegable.

Con la introducción de las carrocerías auto-portantes y la difusión de los cristales laminados curvos, la luneta fue tomando dimensiones cada vez mayores, lo mismo que las ventanillas laterales y las del parabrisas, siguiendo una evolución que comenzó en EE.UU.

Desde 1950 hasta 1970, la técnica de montaje de la luneta fue universalmente de junta de caucho de doble pestaña, con un elemento cromado o de plástico para mantenerla en su posición. En los años setenta se introdujo el sistema de encolado del vidrio directamente sobre el borde de la carrocería, empleando adhesivos estructurales. En algunos vehículos deportivos, por razones de ligereza, se emplearon también otros materiales, como el plexiglás u otros laminados obtenidos de resinas acrílicas. Sin embargo, el vidrio o cristal de tipo acoplado ha gozado siempre de mayor aceptación, puesto que, entre otras cosas, permite introducir entre las dos láminas la resistencia eléctrica del desempañador.

Etiquetas: l
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Gestoria Online de Tráfico