Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

DISTANCIA DE SEGURIDAD - Definición - Significado

Distancia mínima a la que deben marchar 2 vehículos que circulan en columna a la misma velocidad para evitar choques.

Esta distancia no posee un valor fijo, sino que varía con la velocidad de ambos vehículos, el estado del pavimento, las condiciones ambientales (lluvia, nieve), la diferencia entre la capacidad de frenado de los 2 vehículos y el tiempo de reacción del conductor que va detrás. Cuando se circula en columna, el ojo se acostumbra a evaluar solamente la velocidad relativa con relación al vehículo que va delante y pierde la sensación de la velocidad absoluta. En otras palabras, viajando en 2 aviones próximos, se tiene la sensación de que se está quieto y no se es capaz de evaluar la velocidad absoluta de ambos.

En la marcha por autopista, cuando frente al primer automóvil se presenta un obstáculo (que, generalmente, no ve el segundo conductor), el primer conductor pierde ya una considerable fracción de tiempo, necesaria para evaluar: el peligro que constituye el obstáculo, la maniobra que ha de realizar y el tiempo necesario para iniciar el eventual frenado.

El conductor que sigue, desde el momento en que ve encenderse las luces, debe a su vez evaluar el grado de deceleración del coche (es decir, si el frenado es violento o se trata únicamente de una falsa alarma), decidir si even-tualmente frena y proceder al accionamiento de los frenos. A partir de este momento, todo queda encomendado a la eficiencia de los 3 circuitos de freno, en el sentido de que si el segundo vehículo dispone de un sistema de frenado mejor, el peligro de choque es menor; sin embargo, también es muy importante la forma de frenar, que, en la mayoría de los casos, anula una posible mayor eficiencia del automóvil que va detrás. En efecto, sobre todo en los suelos mojados, el espacio de frenado varía mucho en función de la forma en que se accionan los frenos. Generalmente (99 % de los casos), el vehículo que va detrás frena bloqueando las ruedas, con lo cual recorre un espacio, antes de detenerse, superior al 100 % al que le correspondería. Frenando de esta forma, se pierde también el rumbo, y un eventual movimiento de volante, para evitar el choque, queda sin efecto.

El cálculo de la distancia de seguridad tan sólo es válido si se efectúa multiplicando la propia velocidad por los diferentes tiempos que transcurren antes del accionamiento de los frenos:

- tiempo de evaluación de la situación de peligro creada como consecuencia de haber visto las luces de freno encendidas (0,2-1 s);

- tiempo de reacción muscular para el accionamiento del freno y para obtener el inicio de la acción de frenado de las ruedas (en general, 0,1-0,2 s).

A la distancia que resulta hay que añadir un margen que tiene en cuenta: la disminución de la velocidad del vehículo que va delante (ya que hace algunos instantes que ha frenado) en el momento en que el segundo conductor acciona el freno, la menor distancia existente en este momento entre ambos vehículos y la posibilidad variable de regular el efecto de frenado. Por dichos motivos, es preciso considerar una distancia igual a la mitad del espacio mínimo de frenado a dicha velocidad.

Por ejemplo, a los 100 km/h, se recorren 6-30 m antes de evaluar y decidir la necesidad de frenar, y luego 3 m para accionar los frenos; sin embargo, es preciso un margen de seguridad de otros 25 m, ya que, para frenar a 100 km/h en las mejores condiciones, se necesitan 50 m, por lo menos. El margen de seguridad para el frenado debe ser aumentado en función del estado de los neumáticos, la naturaleza del suelo (asfaltado o de tierra, lluvia o nieve, subida o bajada) y, naturalmente, en función de la velocidad.

El tiempo de evaluación del individuo aumenta progresivamente con la edad; sin embargo, también individuos jóvenes que demuestran en el laboratorio tiempos de reacción muy pequeños (0,2 s), presentan, sobre todo circulando por autopista, fenómenos de fatiga, habituamiento y disminución de reflejos producidos por la digestión, el sueño y la simple falta de concentración en la conducción, que pueden alargar dicho tiempo hasta más de 1 s. Por tanto, si la distancia de seguridad debe servir para evitar un posible choque, es conveniente considerar espacios mayores que los indicados.

Es preciso tener presente que los cálculos efectuados dan una segundad real únicamente en el caso de que el vehículo que va delante no se vea obligado a detenerse de improviso, al haber chocado con otro vehículo, cosa que sucede frecuentemente en la marcha en columna con los choques en cadena. En estas condiciones, en efecto, los últimos de la columna a veces ni siquiera tienen tiempo para ver encenderse las luces de freno del coche que les precede, ya que en los diferentes choques se han absorbido todos los tiempos de reacción. En estos casos la única distancia de seguridad efectiva es la que viene dada por el tiempo de evaluación más el de reacción, más el espacio de frenado total necesario para detenerse a dicha velocidad.

Etiquetas: d
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella0 / 5 - Basado en 0 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
El automóvil a fondo

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar