Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

DISCO DE FRENO - Definición - Significado

Elemento fundamental del freno de disco. Es solidario a la rueda (es decir, gira junto con ésta) y soporta la acción de frenado que la pinza (solidaria a las partes fijas del vehículo) ejerce sobre sus superficies. Su diámetro y espesor varían según las prestaciones requeridas. Asimismo también son variables su estructura, su composición metálica, su posición a lo largo de los ejes y los sistemas de unión a las ruedas.

Las propiedades esenciales que se requieren de un disco de freno son:

- resistencia, para soportar las solicitacio

nes mecánicas a que es sometido;

- indeformabilidad, para permitir que las pinzas actúen sobre superficies perfectamente planas en todo momento;

- resistencia a la abrasión, para que tenga duración y garantice un rozamiento uniforme con las pastillas de las pinzas;

- conductibilidad térmica, para disipar rápidamente el calor que se desarrolla durante el frenado;

- ligereza, para reducir las masas no sus pendidas del vehículo y para permitir a las ruedas motrices mayores aceleraciones angulares.

Los discos se construyen normalmente de fundición especial, resistente al desgaste. A título de ejemplo, se dan los porcentajes de algunos componentes de la fundición que emplea una gran industria automovilística para fabricar los discos de los frenos:

- carbono, 3,1-3,4%

- manganeso, 0,7-0,9%

- cromo, 0,10-0,15%

- silicio, 1,8-2,2%

Una aleación de este tipo puede soportar normalmente una carga de rotura a tracción igual a 25-30 kg/mm2.

Para evitar que un calentamiento excesivo comprometa la capacidad de frenado, el disco se monta generalmente en el vehículo en una posición tal, que sea rodeado por la corriente de aire que se crea con el movimiento. En ciertos casos se recurre a la adición de tomas de aire que lleven hacia el propio disco un flujo de refrigeración.

Los discos de freno montados en diversos coches de competición (y también en ciertos automóviles de serie de prestaciones muy altas) se taladran radialmente; de esta forma, el disco, al girar, se autoventila, comportándose como una bomba centrífuga: aspira aire por el centro y lo despide por los orificios que desembocan en la periferia. Debido a su costo y a los problemas de construcción, los discos autoventilantes son de empleo limitado.

Durante la marcha del vehículo, el disco (expuesto al aire por razones de refrigeraron) está sometido a los agentes atmosféricos (agua, barro, polvo, etc.), que pueden limitar su poder de frenado. Sin embargo, la forma circular del disco y su movimiento de rotación hacen que las substancias extrañas resulten ser gran parte alejadas de la superficie de rozamiento por efecto de la fuerza centrífuga.

Etiquetas: d
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches