Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

AUTORREGULADOR (Motor) - Definición - Significado

Un motor se denomina autorregulador o estable cuando, para cada variación del momento resistente, es decir, del esfuerzo que debe vencer, se crea una nueva situación de equilibrio entre el par motor y el par resistente, sin grandes variaciones de la velocidad de rotación del mismo. En otras palabras, para un automóvil esta situación se verifica cuando, para una determinada posición del acelerador, la característica de par del motor es tal que un aumento de la resistencia al avance tan sólo provoca una pequeña disminución de la velocidad del vehículo. Por tanto, se entiende por autorregulación la capacidad del motor para crear un efecto que se oponga a la causa perturbadora y que conduzca a una nueva situación de equilibrio.

Un motor dotado de dicho comportamiento suele denominarse elástico, siendo la elasticidad la capacidad de superar, sin necesidad de cambiar la marcha, los aumentos de resistencia que el vehículo encuentra. En mayor o menor grado, los motores de automóvil están dotados de elasticidad, pero, normalmente, la capacidad de autorregulación queda limitada a un reducido campo de funcionamiento.

Al examinar las curvas características de un motor de combustión interna en general (figura 1), se observa que, cuando el motor funciona a baja potencia (zona A), un aumento del momento resistente provoca una disminución de la velocidad de rotación del motor y, en consecuencia, del par disponible, con lo cual aumenta aún más el desequilibrio existente, hasta que dicha velocidad se reduce de forma que hace que el funcionamiento sea inestable.

Si el momento resistente disminuye, la velocidad aumenta, haciéndolo también el momento motor, que, tan sólo después de un notable incremento de la velocidad, vuelve a decrecer. En este caso, por tanto, el punto de equilibrio no se alcanza o se halla muy lejos. Cuando el motor funciona a media potencia (zona B), una variación del momento resistente tan sólo puede equilibrarse con grandes variaciones del número de revoluciones por minuto, ya que, en esta zona, el par motor es sensiblemente constante.

La situación de los motores Diesel es similar, ya que poseen una curva de par bastante horizontal en la zona de utilización. En ambos casos el motor es inestable. En los Diesel se recurre casi siempre a dispositivos de regulación, los cuales hacen variar el caudal de combustible para aumentar o disminuir la velocidad.

En la zona C, de potencia máxima, la curva del par es, naturalmente, decreciente al aumentar el número de revoluciones por minuto, por lo cual, al aumentar el par resistente, el motor disminuye su velocidad y su par crece tendiendo hacia un nuevo punto de equilibrio; si el par resistente disminuye, el motor aumenta su velocidad y, al mismo tiempo, disminuye el par motor. En esta zona, pues, el motor es estable.

Mucho más convenientes, desde el punto de vista de la autorregulación, resultan los motores eléctricos, tanto de corriente alterna como de corriente continua. Efectivamente, un motor sincrónico, manteniendo constante su velocidad, puede variar el valor de su par desde un valor mínimo hasta otro máximo; un motor sincrónico posee una característica que, para una gran parte de la zona de utilización, da pares que decrecen al aumentar la velocidad de rotación, siendo, por tanto, autorregulador.

De forma análoga se comportan los motores de corriente continua con excitación en serie o en paralelo; los primeros poseen una curva característica muy favorable con funcionamiento estable, por lo cual son preferidos para tracción eléctrica.

En el caso de los motores de combustión interna, para aumentar sus características de estabilidad y de elasticidad de funcionamiento, es preciso estudiar la alimentación y la distribución de forma que se obtenga una curva de par que decrezca al aumentar el número de revoluciones. Esto se obtiene reduciendo la sección de los conductos de admisión y de las válvulas. De esta forma, a regímenes bajos, aumentan el rendimiento volumétrico y los valores del par y de la potencia, cuyas curvas características varían con más suavidad.

Etiquetas: a
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches