Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

AUTORRADIO - Definición - Significado

Radiorreceptor proyectado y construido expresamente para ser instalado en un automóvil. Se diferencia de los modelos convencionales tanto por su típica estructura, que permite su instalación en lugares apropiados del salpicadero de los automóviles, como por su sistema de alimentación, a partir de la tensión que suministra la batería de acumuladores que alimenta la instalación del vehículo.

La radio, con instalación fija, apareció en los automóviles hacia finales de 1929. Hasta entonces, este aparato se empleaba en los automóviles en forma de radio-maleta, es decir, que era muy pesado y tenía funcionamiento independiente del circuito eléctrico. En octubre de 1931, en el salón de París, se incluyó la autorradio en la lista de las comodidades de los automóviles de la firma Brennabor.

Durante los primeros tiempos, los radio-receptores funcionaban por medio de válvulas, que, al precisar una tensión anódica de valor elevado (del orden de 150 V y más), imponían el empleo de elevadores de corriente, cuya misión consistía en transformar la corriente continua de la batería en una tensión alterna de valor muy superior. Actualmente, gracias al empleo de los transistores, la alimentación se efectúa directamente de la batería, de 6 ó 12 V, sin necesidad de conversiones. Desde el momento en que el rendimiento de los elevadores de corriente antes citados era más bien reducido (30 % o menos), la llegada de los transistores determinó la posibilidad de aprovechar la autorradio sin un sacrificio apreciable de la energía eléctrica suministrada por la batería de acumuladores. En efecto, frente a la escasa potencia absorbida por las radios de transistores, las de válvulas requieren aproximadamente unos 100 W.

Las autorradios, fabricadas en numerosos modelos por diversas marcas especializadas, varían tanto por sus prestaciones como por el tipo de automóvil para el que han sido previstas. Existen modelos sencillos, capaces únicamente de recibir programas en onda media, dotados tan sólo de dos mandos, uno para su conexión y para el volumen y otro para la sintonía; así como otros tipos mucho más perfeccionados y complicados.

La mayoría de las veces, la autorradio se instala en el salpicadero o debajo del mismo, en posición accesible para el conductor. Los modelos más complicados poseen dos unidades, una de las cuales es para la sintonía y para las regulaciones suplementarias (gama, volumen, tono, etc.) y otra para la audición (sección de baja frecuencia y altavoz). En este caso, la instalación de la segunda unidad se efectúa en el plano de apoyo que se halla debajo de la luneta trasera.

Además de para aumentar el confort de los que viajan en un automóvil, la idea de la radio surgió para crear «compañía» a aquél que frecuentemente debe realizar largos recorridos en automóviles totalmente solo y para evitar que la monotonía del viaje provoque soñolencia. No obstante, las operaciones de sintonía y de regulación para buscar un programa agradable constituyen por sí mismas una distracción en la conducción. Para evitar este inconveniente, las autorradios modernas van dotadas de un preselector mecánico o de un sistema electrónico de sintonía automática.

En el primer caso, el panel frontal del receptor posee cierto número de pulsadores; cuando se tira de cada uno de ellos, es posible regular la sintonía de la emisora deseada por medio del mando manual giratorio. Luego, basta apretar el pulsador en cuestión hasta el fondo para bloquear la sintonía en dicha emisora. Esta operación puede repetirse para todos los pulsadores disponibles. Después, tan sólo presionando el pulsador deseado, es posible sintonizar el receptor en la emisora correspondiente. Sin embargo, es posible hacer corresponder a cada pulsador otra estación de radio cada vez que se desea.

La sintonía electrónica funciona de forma distinta. Apretando un pulsador adecuado, existente en el panel del receptor, se acciona un pequeño motor eléctrico que desplaza lentamente el índice de la escala de sintonía en uno de los dos sentidos posibles. Cuando dicho índice alcanza un extremo de la escala, el sentido de rotación del motor se invierte automáticamente y la exploración de la escala tiene lugar en sentido contrario. Un dispositivo electrónico especial, muy sensible, hace que cada vez que el índice encuentra una emisora cuya señal captada por la antena posea una amplitud suficiente, el motor eléctrico se pare instantáneamente, dejando el aparato sintonizado en dicha emisora. Luego, si el programa transmitido no gusta, basta volver a apretar dicho pulsador para iniciar la exploración de la gama elegida.

Algunos modelos poseen tanto la selección mecánica como la electrónica, con un pulsador suplementario para esta última. En definitiva, se ha tratado de hacer la regulación del receptor lo más fácil posible para el conductor sin distraerlo de su responsabilidad.

También existen diversos modelos de autorradios destinados a una instalación de tipo no permanente; se trata de receptores portatiles que funcionan con tensiones de 6 ó 12 V, alimentados mediante baterías incorporadas o mediante la batería del vehículo. Estos receptores se suministran junto con un soporte metálico que se fija en el coche en una posición adecuada y permite instalar el receptor conectado automáticamente a la batería y a la antena. Cuando se desea, el receptor se separa simplemente de su alojamiento, funcionando entonces como cualquier radio portátil con alimentación y antena incorporadas.

Debido a que algunos automóviles funcionan con una instalación eléctrica de 18 V (en la mayoría de los casos) y otros con 6 V, es preciso tener en cuenta este dato en la elección del modelo de autorradio. También es preciso determinar si, en la instalación eléctrica del coche, el polo de masa es el negativo (como ocurre la mayoría de las veces) o el positivo. La autorradio, en efecto, debe corresponder a dicha exigencia, a menos que la fábrica del receptor haya previsto la posibilidad de corregir la polaridad de alimentación mediante una simple conmutación.

Etiquetas: a
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella1.5 / 5 - Basado en 2 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches