Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

FRENTE DE LLAMA - Definición - Significado

Es la parte de mezcla inflamada que separa la zona de los gases completamente quemados de los gases frescos, es decir de aquella parte de mezcla de aire y combustible que todavía debe arder.

El origen de la llama está determinado por la chispa de la bujía de encendido en los motores de combustión interna de encendido provocado, mientras que procede del encendido por compresión en los motores Diesel. Por tanto, en el primer caso la propagación del frente tiene lugar de forma bastante regular, mediante superficies esféricas sucesivas cuyo centro es precisamente la bujía; en el segundo caso la propagación es de tipo difundido.

Contrariamente a lo que suele creerse, el frente de llama es una zona bastante amplia en la que simultáneamente están presentes gases quemados y no quemados. En esta zona se producen reacciones químicas, gracias a las cuales la mezcla de aire y combustible da lugar a productos de *combustión constituidos en su mayor parte por dióxido de carbono y vapor de agua.

Precisamente por la presencia de una notable cantidad de estos iones, engendrados por la reacción química, es posible medir con transductores el espesor del frente de llama, o sea la zona en que están presentes esos iones, y también su velocidad a base de las indicaciones suministradas por distintos transductores de ionización, que señalan los tiempos que tarda en llegar la llama a distintos puntos de la cámara de combustión. De ese modo se han encontrado, en los actuales motores comerciales, espesores del frente de llama del orden de 6-7 mm a plena admisión, y de 11-13 mm a baja carga.

La velocidad media del frente de llama, determinada sobre todo por la graduación y por la intensidad de la turbulencia presentes en la cámara de combustión en el momento del encendido, es más bien moderada a bajas cargas, por lo que resulta necesario aumentar el avance del encendido si se quiere que la combustión tenga lugar de forma suficientemente regular, mientras que la velocidad aumenta de modo notable cuando se alcanzan las condiciones de plena admisión. La velocidad media del frente de llama varía entre 20 y 40 m/s al pasar de 2.500 a 5.000 rpm. Dado que la adecuación entre el incremento del nivel de la turbulencia al aumentar las revoluciones y la velocidad de la reacción química es más bien escasa inicialmente (en general hasta llegar a las condiciones de par máximo), es indispensable aumentar el avance del encendido. Por ese motivo se procede de forma que el avance aumente con la velocidad de rotación hasta 3.500-4.000 rpm, para permanecer luego constante.

Etiquetas: f
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella2.33 / 5 - Basado en 3 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches