Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

CURVA - Definición - Significado

Todo tramo no rectilíneo de una carretera corresponde en sentido técnico se denomina curva y, por tanto, exige un tipo de conducción que dé al vehículo una trayectoria determinada, para mantenerlo dentro de la calzada. Normalmente, una curva consta de un tramo de radio constante, precedido y seguido por otros 2 tramos, denominados zonas o curvas de transición, que empalman con las rectas.

Si las curvas estuviesen constituidas exclusivamente por arcos de circunferencia (de radio constante), el piloto, para describirlas correctamente, tendría que girar bruscamente al penetrar en las mismas y mantener constante la dirección hasta terminar; después, naturalmente, debería enderezar súbitamente las ruedas para tomar la recta. Este tipo de conducción resultaría peligroso e inseguro, puesto que exigiría la realización de movimientos bruscos.

Con las curvas de transición de entrada y salida, el movimiento del volante resulta progresivo y proporcional a la disminución del radio de la curva en la parte inicial, hasta alcanzar una posición fija en el tramo de radio constante y volver gradualmente a enderezar las ruedas. Las curvas de transición suelen estar constituidas por arcos de lemniscata o clotoide.

 

En la práctica, cuando no existe zona de transición, el conductor puede modificar la trayectoria de su vehículo «alargando» la curva y añadiendo 2 tramos de enlace de curvatura progresiva.

Teóricamente, la trayectoria que permite alcanzar la máxima velocidad es la que se obtiene moviendo menos el volante en un tiempo mayor, lo cual corresponde a recorrer una curva más larga de radio mayor. En la elección de la trayectoria es decisiva la habilidad del conductor.

Como ejemplo, baste decir que el radio de curvatura de una curva que se haya de recorrer a 100 km/h, con absoluta seguridad, es de 500 m, aunque tal límite puede disminuirse a 300 m en ciertos casos. Se puede circular por curvas de radio menor cuando están peraltadas por el exterior, para compensar parte de la fuerza centrífuga.

En cuanto a los problemas de curvatura existen normas respecto a los radios, especialmente para la construcción de autopistas. Además, también se tienen en cuenta los cambios de rasante, badenes y cunetas (que se podrían llamar «curvas verticales»), para los cuales, aunque el piloto no vaya a aportar ninguna modificación de trayectoria, se fijan normas técnicas (especialmente las SNV suizas) que determinan los radios mínimos en función de la velocidad.

En el aspecto de la circulación normal, las definiciones de curva varían según los Códigos, aunque se considera generalmente como el tramo de vía pública que cambia de dirección. Se presta especial atención a las curvas de visibilidad reducida, que no permiten ver la anchura total de la calzada en una distancia mínima prefijada (200 m). Mayor importancia tienen las curvas peligrosas, situadas en cambios de rasante, con radio de curvatura muy pequeño, peralte exterior insuficiente, firme deslizante o estrechez de la calzada. Las curvas de este tipo, que exigen precauciones especiales (moderación de velocidad, prohibición de adelantamiento, etc.), están señalizadas previamente en las carreteras normalmente abiertas al tráfico. (*Señalización.)

Etiquetas: c
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella0 / 5 - Basado en 0 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
El automóvil a fondo

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar