Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

ANTICONGELANTE - Definición - Significado

Página anteriorContinúa en la página siguiente

Las propiedades antiincrustantes se obtienen mediante substancias quelantes que, por formar complejos, impiden la deposición de sales de calcio y magnesio; estas sales se introducen generalmente en el sistema de refrigeración cuando se diluye el anticongelante con agua corriente de elevada dureza. La disminución de depósitos e incrustaciones mejora obviamente el intercambio de calor entre el motor y la instalación de refrigeración.

A veces la adición de un anticongelante con propiedades antiincrustantes provoca el desprendimiento de depósitos o costras producidos anteriormente y hace que aparezcan substancias de aspecto oleoso en las proximidades del tapón del radiador. Esta particularidad se considera impropiamente como un efecto negativo del anticongelante y ha contribuido a crear entre los usuarios una psicosis injustificada.

La característica antiespumante de un anticongelante se obtiene incorporando aditivos como siliconas, alcoholes, etc., que, al aumentar la tensión superficial del líquido, limitan la aparición de espuma y disminuyen su estabilidad.

Con referencia a la temperatura de ebullición, el etilenglicol es más conveniente que los alcoholes e inclusive mejor que la misma agua. Su temperatura de ebullición es de 197 °C cuando es puro, y mezclado con agua hierve siempre muy por encima de los 100 °C. Desgraciadamente, todos los anticongelantes examinados, así como sus mezclas con agua, poseen un calor específico y una conductibilidad térmica inferiores a los del agua; por consiguiente, en las estaciones estivales la instalación de refrigeración deberá alcanzar una temperatura superior para poder eliminar la misma cantidad de calor. Este aumento, limitado no obstante a pocos grados centígrados, es fácilmente soportado por las mezclas con etilenglicol, que, como ya se ha indicado, posee una temperatura de ebullición considerablemente alta, aunque puede causar daños a la instalación de refrigeración si ésta no se halla en magníficas condiciones de limpieza externa e interna y de retención (tapón, manguitos, abrazaderas, etc.).

Desde el punto de vista de compatibilidad con el caucho, los anticongelantes a base de etilenglicol son muy poco agresivos frente a los manguitos y a las juntas de goma, mientras que los anticongelantes a base de otros compuestos, como los aceites minerales, pueden provocar a veces reblandecimientos e hin-chamientos. También puede suceder que el anticongelante, si se pone en contacto con la pintura de los automóviles, provoque alteraciones e incluso decoloraciones, por lo que es aconsejable evitar que el anticongelante y la carrocería entren en contacto. Además, dada la multiplicidad de substancias que forman parte de los anticongelantes, es difícil establecer su toxicidad efectiva, por lo que se aconseja manejarlos con cierta cautela.

Página anteriorContinúa en la página siguiente
Etiquetas: A
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella2.5 / 5 - Basado en 8 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Gestoria Online de Tráfico