Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

AIREACIÓN - Definición - Significado

La aireación o ventilación interna de un coche consiste fundamentalmente en un sistema que se encarga de introducir el aire externo en el interior del habitáculo para satisfacer las naturales exigencias de renovación del aire. Esta necesidad apareció en los principios del automovilismo, con los primeros habitáculos cerrados.Entonces, la ventilación se lograba utilizando parabrisas abatibles o vidrios laterales corredizos o especialmente descendentes. En una segunda etapa se introdujeron también las tomas de aire dinámicas dispuestas encima o en los laterales del vano motor y dotadas en algunos casos de dispositivos parcializadores.Sólo mucho más tarde el problema de un verdadero circuito de aireación tomó la debida importancia dentro del proyecto de los vehículos, destinados a circular a velocidad sostenida en autopista, o en marcha lenta por la ciudad. Los años cincuenta vieron la expansión y luego el dominio indudable de los sistemas con deflectores de mando manual dispuestos sobre las ventanas de las puertas anteriores. Este sistema permite una gran posibilidad de flujo de aire, según los deseos de los ocupantes; no obstante, es todavía origen de ruidos aerodinámicos a grandes velocidades.

Entre finales del decenio de 1950 y principios del de 1960 aparecieron de nuevo, pero muy modernizados, los difusores de ventilación interna; las tomas de aire externo situadas en la base del parabrisas en una zona de sobrepresión con aire relativamente suave, o bien anteriormente sobre la rejilla del radiador. En el interior del vehículo el aire es distribuido por sistemas de difusores orientables, colocados normalmente en el centro o en los extremos del tablero portainstrumentos. Los difusores poseen dispositivos de regulación que permiten la variación del caudal y de la dirección del aire. En la mayoría de los casos, el aire, antes de llegar a los difusores distribuidores, pasa total o parcialmente a través del calefactor; en este caso, a voluntad, se obtiene una distribución en el interior del habitáculo de aire frío o caliente.

La ventilación interna se mejoró posteriormente con la introducción de las rejillas de extracción o salidas de aire (uno de los primeros ejemplos europeos fue el Ford Taunus de 1965) colocadas generalmente sobre los montantes posteriores; en otros casos se hallan ocultas en el interior del portaequipajes.

En los automóviles modernos, para evitar incluso el ligero ruido del flujo de aire, éste no pasa directamente del habitáculo al exterior, sino que va al portaequipajes y desde aquí al exterior a través de oportunas conducciones (Alfa-Sud). La cantidad de aire de ventilación se incrementa casi siempre mediante pequeños ventiladores eléctricos, incorporados en el calefactor interno. Sobre algunos coches americanos, a partir de 1971, el ventilador de aspiración del aire empieza a funcionar, abaja velocidad, inmediatamente después de ponerse en marcha el motor.

Estos progresos en el estudio de la ventilación han conducido a la mayoría de los constructores a abandonar los sistemas con de-flectores. La explicación de esta tendencia está basada en estudios fisiológicos, que han puesto de manifiesto la nocividad de las fuertes corrientes de aire y, por tanto, la necesidad de tener una renovación en el interior del habitáculo, con aire suave y distribuido de modo uniforme.

Etiquetas: A
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella3 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
El automóvil a fondo