Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

GUIÑADA - Definición - Significado

Voz de origen náutico con que se designa cualquier movimiento de rotación de un vehículo alrededor de su eje vertical. En realidad, el término no está muy difundido, pero en el argot automovilístico no existe otro cuya equivalencia sea total. Así: la deriva indica únicamente la desviación lateral provocada por los neumáticos; el bandazo se aplica sólo al cambio brusco de trayectoria; el serpenteo o zigzagueo corresponde mejor a la oscilación continua, y el coleo designa la desviación o serpenteo de la parte trasera.

El eje de guiñada es, como se ha dicho, vertical y pasa por el baricentro. Si el automóvil, además de una rotación alrededor de este eje, experimenta una traslación lateral, es como si girase en torno a un punto muy alejado (incluso en el infinito). Por consiguiente, todos los movimientos laterales del automóvil pueden considerarse como la suma de uno de guiñada y otro de traslación.

Las causas que pueden provocar guiñada son: un valor diferente de las fuerzas centrífugas que actúan sobre las ruedas delanteras y sobre las traseras, o bien una adherencia distinta de las ruedas.

En el primer caso, conviene tener presente que la fuerza centrífuga es inversamente proporcional al radio de las curvas recorridas Por los ejes delantero y trasero, y directamente proporcional al peso que soporta cada uno de ellos. En los vehículos con ruedas anteares de dirección (la mayoría), las ruedas traseras describen curvas de radio menor más hacia dentro) que las delanteras; por consiguiente, con una carga igualmente repartida entre los citados ejes se tiene una fuerza centrífuga mayor sobre el eje delantero. Por lo general, el baricentro está desplazado hacia delante, de modo que la carga adicional sobre el eje delantero compense el valor de las dos fuerzas centrífugas. Este razonamiento es válido sólo teóricamente, pues el proyectista no puede tener en cuenta todas las condiciones de carga de un coche.

Por lo que concierne a la adherencia de los neumáticos, es decir al límite de las fuerzas lateral y centrífuga que puede soportar cada una de las ruedas, conviene tener presente que la adherencia máxima se consigue cuando el peso que soporta el neumático ha alcanzado un cierto valor y cuando su presión de aire es idónea (esto explica por qué la presión de las ruedas delanteras suele ser diferente a la de las traseras).

Sin embargo, es importante subrayar que la adherencia lateral de los neumáticos delanteros y traseros sería idéntica, en igualdad de las demás condiciones, sólo si las ruedas giraran libres. En realidad, la adherencia lateral disminuye notablemente cuando al neumático se le exige un esfuerzo longitudinal, por ejemplo, si está montado en una rueda motriz o en una rueda frenante.

Por consiguiente, en las curvas, según la posición de la tracción (delantera o trasera) de la potencia transmitida a las ruedas o por la diversa fuerza de freno aplicada sobre los dos ejes (siempre es mayor la aplicada delante), se tendrá una adherencia lateral distinta en cada uno de éstos. Si dicha adherencia es inferior a la fuerza centrífuga que actúa sobre las ruedas, el coche experimenta guiñada y se convierte en sobrevirador o subvirador. (*Adherencia, *Deriva, *Dinámica del vehículo.)

Etiquetas: g
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella2 / 5 - Basado en 2 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Gestoria Online de Tráfico