23.7K
2.6K
1403
1.073
310
usuarios
x
Acceder
Usuario / e-mail:
Contraseña:
Los usuarios pueden dar de alta sus concesionarios o cambiar sus datos si son profesionales, bajar fotos, realizar tasaciones de vehiculos usados, o participar en el foro entre otras muchas ventajas. Registrate Gratis
Busca por letra: A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Buscar también en la definición

CÁMARA DE AIRE - Definición - Significado

08/10/2010
Es el elemento del *neu-mático que tiene la misión de contener el aire comprimido indispensable para sostener y transmitir elásticamente al suelo la carga que gravita sobre las ruedas. La cámara, provista de válvula para introducir, conservar y sacar el aire, está alojada en el interior del neumático en contacto directo con las superficies internas de la cubierta por un lado y con la garganta de la llanta por el otro, a las que transmite la presión de inflado casi sin oponerse, dada su función específica de depósito elástico. La elevada impermeabilidad de la cámara al aire permite mantener durante mucho tiempo la presión correcta, premisa indispensable para la mejor utilización del neumático. En los neumáticos sin cámara (tubeless), la impermeabilidad está confiada a la cubierta y a la llanta, y también a una válvula especial montada en la llanta.
La elasticidad de la cámara se debe a la naturaleza del material y a su pequeño espesor. Estas características de la cámara la permiten encajar perfectamente con la envoltura resistente, compuesta de cubierta y llanta, que impide la dilatación de la cámara más allá del límite permitido por el perfil del neumático. Un buen acoplamiento de la cámara al neumático presupone: ausencia de alargamiento excesivo de la goma, posición correcta de la válvula y dimensiones de la cámara de aire de acuerdo con las de la cubierta y la llanta. Para evitar errores de tamaño, en cada cámara se imprimen, además de la marca, las medidas de las cubiertas idóneas para albergarlas.
La cámara debe resistir: las flexiones, las deformaciones y el calor que se producen en el neumático en marcha; el desgarre en caso de perforación; la destrucción, cuando a la perforación con pérdida instantánea de aire le sigue un cierto recorrido del neumático casi o totalmente desinflado. Debe durar, por lo menos, tanto como la cubierta, ser reparable y resistir al envejecimiento debido a un largo período de almacenamiento.
Todos estos requisitos se han logrado con el caucho butílico, elastómero sintético preparado, a partir de isobutileno e isopreno, subproductos de la destilación del petróleo. Descubierto en 1937, tuvo un gran desarrollo durante la segunda guerra mundial, ya que las ingentes necesidades no podían satisfacerse con las escasas disponibilidades de caucho natural. En el período posbélico, el empleo del caucho butílico en la producción de cámaras se ha ido generalizando a causa de su elevada impermeabilidad al aire, 10 veces superior a la del caucho natural.
El caucho butílico o butilcaucho se transforma durante la elaboración en un trefilado hueco de sección tórica que se desenrolla de la hilera. Después de cortado en trozos de una longitud determinada, de unir sus extremos, proceder a una incisión en el punto de aplicación de la válvula y de colocarla en su sitio, el producto trefilado se somete a vulcanización.
Los pequeños nervios sobresalientes por la parte exterior de la cámara, con desarrollo helicoidal, radial o circular, sirven para facilitar, especialmente cuando el neumático está en movimiento, el vaciado de las bolsas de aire que pueden formarse entre cámara, cubierta y llanta durante la operación de montaje del neumático. El aire escapa sobre todo a través del espacio comprendido entre el orificio de la llanta y la base de la válvula, dotada muchas veces de ranuras. Para montar correctamente una cámara es aconsejable: hincharla ligeramente; secarla si está húmeda y quitarle bien el polvo, granos de arena y otras impurezas, haciendo lo propio con la cubierta y la llanta; insertarla y ajustaría en su sitio, empleando para ello la menor cantidad posible de talco para facilitar el montaje; terminar el montaje de la cubierta, teniendo cuidado de no pellizcar la cámara con las palancas (esta recomendación es válida igualmente en caso de tener que desmontar) o entre los talones y las pestañas de la llanta; hinchar lentamente hasta la presión prescrita; colocar y apretar el tapón de la válvula (si se fuerza demasiado utilizando alicates o cualquier otro mecanismo, se inutiliza la junta, con lo que se favorece la fuga de aire); empujar varias veces hacia el interior de la llanta la válvula para facilitar la expulsión del aire de las eventuales bolsas. Las averías más corrientes de las cámaras son: pellizcarlas durante el montaje; desgastarlas por rozamiento contra la cara interna de la cubierta en presencia de bolsas de aire; formar arrugas cuando el tamaño de la cámara es superior al de la cubierta, o, si es de su mismo tamaño, cuando sus dimensiones son excesivas por dilatación del caucho a causa del prolongado uso; el deterioro debido a la presencia de cuerpos extraños entre cubierta y cámara; el corte junto al borde de la cubierta debido a carecer éste de protección o a no estar aquélla bien centrada; arrancar la válvula o despegar parcialmente su base.
Para reducir la probabilidad de averías se aconseja usar cámaras y cubiertas nuevas, y en cualquier caso substituir las cámaras gastadas o reparadas varias veces, o, aunque se encuentren íntegras, si se han sometido a un servicio prolongado.
Las denominadas cámaras imperforables son cámaras de uso poco generalizado en los coches corrientes, que impiden o reducen las consecuencias de un deshinchamiento instantáneo gracias al tipo de caucho empleado.

Etiquetas: c
Visitas: 4673
Compártelo:
Donde aparezca alguna de las palabras
Donde aparezcan todas las palabras
Donde aparezca la frase exacta

v.03.10:0,890
GestionMax

versión móvil

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar