Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

REMACHADO - Definición - Significado

Operación mediante la cual dos piezas de chapa, previamente agujereadas, se unen por medio de remaches, normalmente de acero, que se introducen por uno de los lados de la unión y se recalcan, en frío o en caliente, por el otro. El remachado o roblonado se emplea para la unión de elementos del bastidor, de la carrocería o de la parte mecánica.

Generalmente, los remaches de diámetro inferior a 8-10 mm se recalcan en frío y los de diámetros mayores en caliente. El remachado en caliente puede obtenerse asimismo mediante soldadoras especiales de resistencia, dotadas de electrodos de formas adecuadas. En este caso, las piezas se aproximan según sus planos de unión, se perforan por taladrado o punzonado y luego se unen por medio de un remache colocado en frío (éste puede ser cilindrico, dotado de medios para facilitar su posición, o bien puede poseer una cabeza conformada previamente).

Los remaches se sitúan debajo de los electrodos de la soldadora que, ejerciendo cierta presión y por efecto del calentamiento debido al paso de una corriente (efecto Joule), cierran definitivamente las cabezas sobre las dos piezas que se han de unir. Las máquinas que se utilizan pueden ser tanto de tipo fijo como de tipo móvil, con pinza maniobrable por el operario.

El remachado, que en otro tiempo se usaba principalmente para el ensamblaje de bastidores, ha sido casi totalmente abandonado en el sector automovilístico, ya que, con relación a la soldadura, requiere una preparación más larga y costosa.

Un tipo especial de remachado es el que únicamente es accesible por uno de los lados, como, por ejemplo, el Chobert. En este caso, los remaches son huecos y, por el orificio central que poseen, pasa la varilla que, al ser tirada hacia el mismo lado en que se halla el contraapoyo de la cabeza, da lugar al recalcado. También existen otros sistemas en los cuales el recalcado se obtiene mediante varillas roscadas atornilladas en el interior del remache que, al ser desenroscadas, provocan un ensanchamiento de la parte interior del mismo. Los remaches de este tipo presentan el inconveniente de que no permiten la obtención de un cierre hermético entre los dos lados de las chapas: el agua y el polvo pueden pasar por el agujero central. Este inconveniente puede eliminarse, por ejemplo, con los remaches explosivos: en el extremo del vastago, una carga explosiva que estalla a una temperatura de unos 120 °C ensancha aquél, formando así la otra cabeza sin contraapoyo. Este sistema se emplea sobre todo en las construcciones aeronáuticas.

El empleo de las uniones remachadas de este tipo se ha extendido en el sector automovilístico con la introducción de los bastidores monocasco por sus características de rapidez de ejecución, ligereza y rigidez. A veces, la unión se completa mediante el encolado de las chapas.

Etiquetas: r
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.56 / 5 - Basado en 9 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches