Buscar en diccionario

Buscar por letra
Cerrar teclado

BENTLEY, WILLIAM OWEIM - Definición - Significado

Antes de iniciar la construcción de automóviles por su cuenta, W. O. Bentley tuvo una variada serie de experiencias formativas que sentaron las bases de su afirmación como uno de los mejores proyectistas modernos. Nacido en Londres en septiembre de 1888, el menor de nueve hermanos de una familia acaudalada, careció en sus comienzos de las dificultades que hubieron de sufrir muchos pioneros del automóvil.

Superados los estudios secundarios, logró saciar su pasión innata por los ferrocarriles inscribiéndose como alumno en la escuela de ingeniería ferroviaria del Great Northern Raillway System.

En su autobiografía, que desde hace años constituye un verdadero éxito en los países de lengua inglesa, confiesa que al principio no le gustaban los automóviles. Sin embargo, la relativa fortuna familiar le permitió adquirir pronto una serie de motocicletas, con las que emprendió una modesta carrera deportiva, al tiempo que le ofrecían ocasión para realizar sus primeros experimentos de trucaje. En 1910, conseguido el título en la escuela del Great Northern, se dio cuenta de que la carrera ferroviaria, si bien apasionante, sería poco remunerativa, por lo que aceptó un empleo como director de una compañía de taxis, la National Motor Cab Company, siendo el responsable del taller que aseguraba la manutención y correcta gestión de algunos centenares de taxis de dos cilindros Unic, de construcción francesa.

En los comienzos de 1912, en unión de uno de sus hermanos adquirió una agencia automovilística que representaba las marcas francesas Buchet, D.F.P. y la Licorne. A causa del desinterés de sus antiguos propietarios, el pequeño negocio se hallaba al borde de la ruina. Bentley y su hermano, con entusiasmo juvenil, vieron en el modelo intermedio de la serie D.P.P., el 12/15 HP Doriet, Flandrin y Parent, ciertas probabilidades debido a la falta de competencia en el mercado inglés. O, acaso, la alternativa consistía sólo en un modelo equivalente de la Humber, que ellos se prometieron superar.

El primer coche construido según las indicaciones de W. O. Bentley fue un D.F.P. especial, con motor acelerado y carrocería realizada en Gran Bretaña según las indicaciones del cliente. El automóvil D.F.P. 12/40, con pistones de aluminio, fue una innovación introducida por Bentley, a la que se deben los ulteriores avances de su carrera.

Pese a su carácter, en apariencia frío y esquivo, Bentley vio en la participación en las competiciones deportivas un medio de promocionar sus modelos; por ello se presentó pronto en las carreras con uno de los primeros D.F.P. trasformado, y se adjudicó una sorprendente victoria en la famosa competición de Aston Hill.

Al iniciarse la guerra, el comercio del automóvil quedó completamente paralizado y W. O. Bentley, que carecía de compromisos militares, se puso en contacto con el departamento aeronáutico de la Royal Navy para ofrecerle sus propias experiencias en la utilización de los pistones de aluminio. Fue agregado en calidad de asesor movilizado, primero en la Rolls Royce, después, sucesivamente, a la Sunbeam, la Gwynne y la Humber, que alternaba los encargos gubernamentales con la Daimler. Tras una serie de experiencias con los motores franceses Clerget, motores en estrella construidos bajo licencia en Gran Bretaña, obtuvo permiso para experimentar y, finalmente, construir en serie sus propios motores B.R. 1 y B.R. 2, respectivamente, destinados a equipar los famosos Sopwith Camel y Sopwith Snipe. El pedido del segundo tipo de motor (también en estrella, muy ligero y de mayor potencia) fue bastante notable: 30.000 unidades, construidas al ritmo de 120 por semana. Pero el advenimiento del armisticio produjo la anulación anticipada del pedido, dejando libre a W.O. Bentley para intentar la nueva aventura de construir automóviles por su cuenta, asegurándose la colaboración de F. T. Burgess, el proyectista de la Humber, con quien había trabado amistad durante el período aeronáutico.

En el otoño de 1931, la Rolls Royce, al absorber todas las actividades de la Bentley, pretendió que W. O. Bentley hiciera honor a su contrato y continuase prestando sus servicios a la nueva sociedad incorporada, al objeto de impedirle toda competencia, y, en particular, cualquier colaboración con la Napier, con la que había iniciado ya gestiones que estaban muy avanzadas. Para ello se redactó un contrato que prohibía a Bentley figurar con su propio nombre, durante los diez años siguientes, en la fabricación de cualquier motor de coche o avión. Después de un largo período de frustración, durante el cual sólo se le confió el cargo de piloto probador, Bentley dimitió, renunciando a firmar un nuevo y más ventajoso contrato quinquenal.

Entre tanto, Alan Good, que le apreciaba, consiguió adelantarse a la Rolls Royce en la adquisición de la Lagonda, liquidada precisamente pocos días antes de que un coche de esta marca triunfara inesperadamente en Le Mans, y quiso asegurarse la colaboración de Bentley como director técnico. En condiciones ambientales extremadamente incómodas, en 1937 Bentley realizó para la Lagonda un motor 12 V con el que se optó una pequeña serie de coches, siendo además utilizado en los medios de asalto del Almirantazgo. Al finalizar }a segunda guerra mundial, Bentley puso a punto un motor de 6 cilindros de dos litros y medio, con distribución de doble árbol. El anuncio de un Lagonda-Bentley, aparecido en los periódicos, provocó una grave controversia con la Rolls Royce, que obtuvo judicialmente la prórroga, indefinida en el tiempo, del veto para usar una marca de competencia como la de la recientemente incorporada Bentley Motors.

Esto fue para Bentley un nuevo motivo de frustración, pero el motor, que nunca hizo famoso a un coche Lagonda, tuvo una carrera verdaderamente afortunada como unidad motriz del primer Aston Martin posbélico y, con modificaciones marginales, se mantuvo su producción durante más de 24 años.

Antes de retirarse, Bentley proyectó numerosos motores experimentales y, después de abandonar la Lagonda, un coche completo de tres litros para la Armstrong-Siddeley. No obstante, este proyecto, que preveía un motor de seis cilindros con dos árboles de levas en cabeza y suspensiones independientes sobre las cuatro ruedas, no fue más allá del prototipo.

Etiquetas: b
estrellaestrellaestrellaestrellaestrella4.5 / 5 - Basado en 1 opiniones
Tu valoración: estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas
Definición de INFLAMABILIDAD
Característica de los hidrocarburos que indica la mayor o menor facilidad con que éstos se autoencienden bajo el efecto de presiones y temperaturas elevadas. En los motores de encendido por chispa (motores de bujía), el combustible (gasolina) no deberá inflamarse hasta que sea alcanzado por el fren…
Ver definición
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches