23.7K
2.6K
1408
1.081
310
usuarios
x
Acceder
Usuario / e-mail:
Contraseña:
Los usuarios pueden dar de alta sus concesionarios o cambiar sus datos si son profesionales, bajar fotos, realizar tasaciones de vehiculos usados, o participar en el foro entre otras muchas ventajas. Registrate Gratis
Busca por letra: A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Buscar también en la definición

LUCES - Definición - Significado

21/02/2011
En la denominación de luces, en su concepción más general, se incluyen todos los dispositivos destinados a la iluminación o señalización interior y exterior del automóvil. Según esto, es fácil establecer una distinción entre las luces, atendiendo únicamente a su ubicación con respecto al vehículo, clasificándolas en luces interiores y luces exteriores.
Las luces interiores son todos aquellos dispositivos de iluminación que, con funciones diversas, están destinados a señalizar, localizar o iluminar partes u órganos del vehículo que se encuentran en el interior de su habitáculo o en los alojamientos del motor o de los equipajes.
Las lámparas empleadas, su intensidad o potencia, su color, etc., son parámetros que no están perfectamente definidos aunque, en la mayoría de los casos, los fabricantes de automóviles siguen una pauta que, con el uso, se ha convertido en una norma de casi obligado cumplimiento, cabiendo resaltar el empleo del color rojo en las luces que sirven para avisar o indicar al conductor el funcionamiento deficiente de diversos órganos, fundamentales o auxiliares, del vehículo.
Dentro de la diversidad de luces interiores, cabe distinguir 3 grupos, bien diferenciados entre sí por la función que desempeñan: luces de señalización, luces de localización y luces de cortesía. Naturalmente, al no estar establecido de forma oficial el empleo de las luces interiores de los vehículos, depende casi exclusivamente del fabricante el que un automóvil esté equipado con mayor o menor número de ellas y, por lo general, se puede afirmar que está mejor equipado aquel vehículo que más precio tiene en el mercado.
Las luces de señalización son las utilizadas para indicar el funcionamiento de alguno de los órganos del vehículo, o la escasez de efectividad de alguno de ellos: destacan:
— Luces del cuadro de instrumentos, que iluminan todos los aparatos de medida o control que lleva el vehículo, tales como tacóme-tro, reloj horario, de presión del aceite, de temperatura del agua, etc. Estas luces, en principio, eran en su casi totalidad de color blanco, pero en la actualidad existe una tendencia por parte de los fabricantes a utilizar el verde; la razón primordial de ello, aparte de los condicionamientos estéticos, la constituye el que en los viajes nocturnos prolongados, durante los cuales hay necesidad de llevar estas luces encendidas, este color fatiga menos la vista que el blanco.
- Indicador óptico de funcionamiento anormal de la instalación eléctrica para la carga de la batería, de color rojo en todos los vehículos; con motor parado y con la llave del conmutador de encendido del motor en la posición de marcha, el indicador está iluminado y debe apagarse al poner en marcha el motor. En el caso en que se encienda el indicador, con el motor en marcha girando a más revoluciones que las correspondientes al régimen de ralentí, significa que existe una avería en la instalación eléctrica para la carga de la batería.
- Indicador de nivel del carburante. En todos los automóviles modernos existe un dispositivo electromagnético instalado en el depósito de combustible, de manera que cuando el nivel desciende hasta un punto determinado (reserva), se enciende en el tablero de instrumentos una luz de color rojo indicando que sólo queda carburante para un cierto tiempo de funcionamiento del motor.
- Indicador óptico de presión insuficiente del aceite. Generalmente de color rojo, se enciende cuando la presión de aceite es insuficiente para el engrase del motor, aunque en algunos automóviles se enciende también cuando el motor funciona al ralentí, sin que ello signifique avería. Esto es debido a que el dispositivo está calibrado para que se encienda a una presión inferior a la que se podría considerar crítica para el funcionamiento del motor. La señal eléctrica que enciende la luz es enviada por un interruptor incorporado al manómetro de aceite, intercalado en el circuito de lubricación del motor.
- Indicador óptico de exceso de temperatura del agua del circuito de refrigeración, que suele ser una luz roja que se enciende cuando la temperatura del motor alcanza un grado tal que cabe la posibilidad de que se produzca una avería por exceso de calentamiento.
- Indicador óptico del funcionamiento de la resistencia eléctrica incorporada en la luneta térmica; en la mayoría de los casos el indicador es de color amarillo.
- Indicador óptico de los proyectores y luces de posición, que advierte al conductor la puesta en servicio de los mismos; el color de la luz que se utiliza es preferentemente el azul cuando funcionan las luces de carretera y verde cuando lo hacen las de cruce o posición.
- Indicador óptico que señala cuándo están conectadas las luces para niebla; generalmente es de color violeta.
— Indicador óptico de luces de emergencia; se trata de un indicador de color rojo que funciona con la misma intermitencia que los indicadores de dirección con los que está conectado.
— Indicador óptico de las luces de dirección, que funciona de forma intermitente, con la misma cadencia que éstas. La luz del indicador óptico es de color verde y lleva una flecha dirigida hacia la derecha o hacia la izquierda, según el lado de que estén funcionando los indicadores de dirección.
Las luces de cortesía son las destinadas a iluminar partes determinadas del vehículo para facilitar la visión de las mismas. Las más importantes son las del compartimiento del motor o de equipajes, la de la guantera, las destinadas a iluminar el interior del habitáculo, etc.
En cuanto a las luces exteriores, hay que decir que los vehículos, en su parte externa, deben ir provistos de una serie de elementos de iluminación, perfectamente definidos y reglamentados, que permiten su circulación nocturna incluso en lugares de poca o ninguna visibilidad, a la vez que indicar su posición, avisar a los demás vehículos de la intención de efectuar una maniobra e iluminar la placa posterior de matrícula o inscripciones obligatorias, como la del servicio público, según el Código de Circulación de los distintos países.
Por regla general, las luces vistas por la parte delantera del vehículo pueden ser de color blanco o amarillo, excepción hecha de algunos países que exigen que los indicadores de dirección sean precisamente de un color amarillo específico (amarillo-auto), como Gran Bretaña, Noruega, Dinamarca, etc. Las luces traseras son de color rojo, salvo excepciones que más adelante se puntualizan, al tratar de cada una de ellas.
Cuando un vehículo va equipado con luces dobles, está reglamentado que deberán ser iguales en color e intensidad y su situación será simétrica respecto al plano longitudinal medio del vehículo, salvo en los motociclos, en que se estipula que llevarán un faro delante y una luz roja en la parte trasera, ambas situadas precisamente sobre el mencionado plano longitudinal medio. Todas las luces son de posición e intensidad fija, salvo las destellantes, que se utilizan para indicar una maniobra que va a efectuar el vehículo.
Conviene no confundir los conceptos luz y proyector, pues, aunque van íntimamente ligados en todos los documentos de reglamentación, son distintos. En términos técnicos, una luz puede estar formada por dos proyectores (idénticos o no) que tengan la misma función y el mismo color, siempre que la suma de las proyecciones de sus superficies iluminantes en un plano situado vertical y perpendicularmente al longitudinal medio del vehículo sea igual o mayor a un porcentaje dado de la superficie que resulte de inscribir en un rectángulo ambos proyectores. Este porcentaje es del 50% en España, del 60% en otros países europeos, etc. En cambio, se entiende como dos luces o dos proyectores (o bien, un número par de proyectores) una única superficie iluminante que tenga la forma de banda, cuando esté situada simétricamente con respecto al plano longitudinal medio del coche que se extienda 400 mm de los extremos máximos del vehículo y tenga una longitud mínima de 800 mm.
Por la función que desempeñan las luces exteriores en el automóvil, se puede considerar una clasificación de las mismas en los elementos que a continuación se describen:
- Proyectores. Comúnmente llamados faros, están destinados a emitir un haz luminosos asimétrico de cruce y de carretera, debiendo ir provistos de ellos todos los vehículos que puedan superar sn llano, respectivamente, la velocidad de 10 km/h el de cruce y la velocidad de 40 km/h el de carretera. (*Proyector.)
El alumbrado de cruce está constituido por un proyector en los motociclos y por dos en los demás vehículos; la luz emitida es de color blanco o amarillo selectivo y debe iluminar eficazmente hasta una distancia máxima establecida, siendo su posición en el vehículo a una altura de 0,50-1,20 m sobre el suelo, con ligeras variaciones en diversos países. El alumbrado de carretera debe estar constituido igual que el de cruce en lo que se refiere a color de la luz y altura sobre el suelo, variando en cuanto a la distancia mínima que debe iluminar y al número (2 y, como máximo, 4). Los bordes exteriores de la superficie iluminante no deben estar situados más cerca de los bordes exteriores del vehículo que los bordes exteriores de la superficie iluminante de los proyectores de cruce; de esta manera, los vehículos que utilizan proyectores distintos para el alumbrado de cruce y de carretera, tienen los proyectores de cruce más alejados del plano longitudinal medio del vehículo. Tanto los proyectores destinados a emitir luz de cruce como los de carretera deben cumplir una serie de exigencias técnicas de homologación (Acuerdo de Ginebra de 1958), al que están acogidos la mayoría de los países europeos, de manera que un proyector homologado por la Administración de uno de éstos es aceptado por todos los demás. Las lámparas utilizadas tienen una potencia de 45 W para las luces de carretera y de 40 W para las de cruce.
- Luces de posición. También denominadas alumbrado ordinario o de población; en los automóviles se componen de 2 luces blancas en la parte delantera y 2 luces rojas en la trasera; han de ser visibles de noche con tiempo claro desde una distancia que varía según la legislación de los diversos países. Estas luces se sitúan en los automóviles de forma que los bordes exteriores de su superficie iluminante estén situados tan cerca como sea posible de los extremos externos del vehículo y, en cualquier caso, a menos de 400 mm de éstos. En ocasiones, los constructores de vehículos preparan las luces de posición delanteras incorporadas a los proyectores, formando un grupo óptico único con ellos; en estos casos, si los proyectores emiten luz de color amarillo selectivo, se admite que también las luces de posición la emitan del mismo color. Los motociclos suelen ir equipados con una sola luz delantera blanca y una trasera roja, estando establecida la distancia desde la que deben ser visibles y que al igual que en el caso de los automóviles, varía según los países. A pesar de que existe una normativa que unifica los criterios de las distintas Administraciones de Europa, mediante el ya citado Acuerdo de Ginebra, se exceptúan y diversifican las exigencias legales en aquellos vehículos especiales como tranvías, servicios de urgencia, de tracción animal, remolque y toda la gran variedad que existe de estos tipos de vehículos. Las lámparas utilizadas para emitir luz de posición tienen una potencia de 5 W y están completamente normalizadas. Para las luces delanteras de posición, se pueden utilizar lámparas de doble filamento y potencias de 5 W y 21 W cuando van en un solo dispositivo, incorporadas con las luces de los indicadores de dirección, empleándose para éstos el filamento de 21 W.
— Señalización de maniobra. Todos los vehículos automóviles, con excepción de aquellos en que se pueda señalar con el brazo los cambios de dirección, de manera totalmente visible para los demás usuarios de la vía pública, deberán estar provistos de indicadores de dirección, luces de pare y de retroceso. Los indicadores de dirección se utilizarán para señalar los cambios de dirección y las demás funciones que les atribuyen y concretan los diferentes Organismos encargados del mantenimiento del orden en la circulación de vehículos. Concretamente, se pueden definir como los dispositivos de iluminación que, montados en un vehículo a motor o remolque y accionados por el conductor, señalan la intención de modificar la dirección de la trayectoria del vehículo; estos dispositivos deben tener posición fija y luz intermitente cuya intermitencia es obtenida por alimentación discontinua de corriente eléctrica. La cadencia de la intermitencia varía según las legislaciones, pero todas están dentro de una tolerancia de 50-120 pulsaciones/mn, y producen una señal óptica en el tablero de instrumentos cuando están en servicio. La luz emitida debe ser no deslumbrante de color blanco o amarillo-auto hacia delante y amarillo-auto hacia atrás, debiendo ser visibles por delante y por detrás del vehículo, y, si fuese necesario, también por los laterales. Como se ha citado al describir la luz de posición, los indicadores de dirección delanteros pueden ir colocados en el mismo conjunto óptico en el caso en que se permita que ambos sean de color blanco, utilizándose una lámpara de dos filamentos y empleándose, para emitir la luz de los indicadores de dirección, el de 21 W y, para los de posición, el de 5 W.
Entre las luces de señalización de maniobra, se encuentran las luces de pare, llamadas también de stop o de freno. Se entiende como luz de pare el dispositivo montado en un vehículo automóvil o en un remolque que tiene por función señalar hacia atrás el accionamiento del dispositivo de frenado, compuesto por dos luces de color rojo situadas en la parte trasera del vehículo, simétricamente con respecto a su eje y tan cerca de sus extremos exteriores como sea posible. La intensidad luminosa no está unificada, ya que en la mayoría de los casos se estipula únicamente que sea superior a la intensidad correspondiente al alumbrado ordinario; por regla general, se utiliza una lámpara de 21 W de potencia.
Mientras que los dispositivos citados de luces para señalización de maniobra, obligatoriamente deben ir montados sobre los vehículos automóviles, con excepción de los motociclos, no ocurre así con las luces de retroceso o marcha atrás, que son optativas en la mayoría de los países.
La luz de marcha atrás utilizada en los vehículos automóviles y sus remolques, con excepción de los motociclos, es el dispositivo de iluminación compuesto por una o dos luces de color blanco, amarillo-auto o amarillo selectivo, situadas en la parte trasera del vehículo, no deslumbrantes, visibles tanto de noche como de día, que deben entrar en servicio al situarse la palanca de cambio en posición de marcha atrás y estar conectado el contacto de arranque del motor aun con el motor parado. Si el vehículo lleva dos luces de marcha atrás, éstas deben estar dispuestas simétricamente respecto al eje longitudinal medio del vehículo.
- Luz de iluminación de placa de matrícula. Es el dispositivo que asegura el alumbrado por reflexión de la placa posterior de matrícula. La luz del foco del dispositivo de iluminación ha de ser suficientemente incolora como para no modificar notablemente el color de la placa de matrícula y debe estar orientada de forma que ningún rayo de luz se dirija directamente hacia atrás, con excepción de los rayos de luz roja en el caso de que el dispositivo vaya combinado con algún otro grupo trasero. El alumbrado de la placa de matrícula debe entrar en servicio en el caso en que el vehículo deba tener encendido el alumbrado de carretera, el de cruce o el de posición.
- Luces para niebla (antiniebla). Son las que mejoran el alumbrado de carretera en caso de niebla, caída de nieve, tormenta o nube de polvo. La mayoría de los países aceptan la instalación de estas luces, variando las prescripciones de unos a otros, aunque se pueden considerar como más extendidas las siguientes: los vehículos automóviles pueden llevar solamente a proyectores antiniebla, que serán simétricos con respecto al eje longitudinal medio del vehículo; ningún punto de su superficie iluminante debe encontrarse por encima del punto más alto de la superficie iluminante de los proyectores de cruce; el extremo exterior de la superficie iluminante debe estar lo más cerca posible del extremo exterior del vehículo y, en cualquier caso, a menos de 400 mm de éste; la luz emitida por los proyectores antiniebla ha de ser de color amarillo selectivo y su puesta en servicio debe ser simultánea con las luces de posición o alumbrado ordinario, detectándose por un indicador óptico de color violeta en el tablero de instrumentos, y el encendido de los proyectores antiniebla debe interrumpir automáticamente el alumbrado de cruce y el de carretera.
- Luces de emergencia. Los vehículos automóviles y sus remolques, a excepción de los motociclos, pueden ir provistos de un dispositivo señalizador de averías que haga funcionar al mismo tiempo y de forma intermitente todos los indicadores de dirección con la misma cadencia con que éstos funcionan. No se trata, pues, de un tipo de luces que estén destinadas únicamente a la función de emergencia, sino, más bien, de un dispositivo intercalado en el circuito eléctrico de los indicadores de dirección, que hace que entren éstos en funcionamiento de manera simultánea e intermitente. Este dispositivo no debe funcionar con el vehículo en marcha, ya que está instalado de forma que señale o indique que el vehículo sufre una emergencia de tal tipo que resulta imposible desplazarlo por sus propios medios.
- Luces de gálibo. Estas luces sólo son obligatorias para vehículos que rebasen unas determinadas dimensiones de longitud o anchura fijadas por la Administración de cada país. Se trata de 2 luces blancas o amarillas, en la parte delantera del vehículo, y 2 rojas en la trasera, destinadas a identificar los vehículos pesados, señalando su anchura y longitud máxima, por lo que deben estar situadas en los extremos y en un plano superior al de las demás luces.
- Catadióptricos. También comúnmente llamados catafaros, réflex o placas reflectantes, no se trata en realidad de luces, ya que no producen iluminación por sí mismos, aunque reflejan la luz cuando cualquier haz luminoso incide en ellos. Se utilizan para señalizar la presencia de un automóvil durante la noche, cuando otro vehículo dirige sus faros hacia él. Los catadióptricos son de color blanco en la parte delantera del vehículo, rojo en la trasera y amarillo-auto en los laterales. Únicamente en EE.UU. y en los países que se rigen por una legislación similar (Australia, Nueva Zelanda, etc.) se exige el montaje de los catadióptricos en las partes delantera, trasera y laterales de los vehiculos.
- Luces especiales. El grupo de luces especiales está formado por el conjunto de todas aquellas que son autorizadas excepcionalmente para vehículos que realizan funciones determinadas. Pueden estar destinadas a indicar su posición en vías públicas, como por ejemplo la maquinaria de obras públicas, camiones para operaciones de limpieza y, en general, de conservación o reparación de vías públicas, si su situación en la calzada impone precauciones especiales a los demás usuarios. También van dotados de luces especiales aquellos vehículos que, por razón de su cometido, necesitan circular de forma preferente por la vía pública; tales son los automóviles de los servicios de policía, extinción de incendios, asistencia sanitaria, etc., que pueden poner estas luces en funcionamiento cuando circulen en servicio de carácter urgente, con objeto de llamar la atención de los demás usuarios de la calzada para conseguir una circulación más fluida. Estas luces suelen ser de tipos destellantes o giratorias, con variaciones en cuanto al color emitido, dependiendo de la legislación establecida en cada país para los vehículos dedicados a aquellos cometidos.
Cabe distinguir como luces especiales externas aquellas que cumplen requisitos establecidos por las autoridades, la mayoría de las veces de carácter local, pudiendo variar su observancia de una ciudad a otra; tales luces pueden ser, por citar algunas, las destinadas a iluminar la indicación de recorrido de autobuses, la palabra taxi en vehículos de tal género, la placa posterior indicativa de vehículo destinado a servicio público y otras que en razón de su importancia no se detallan.

Etiquetas: l
Visitas: 20006
Compártelo:
Donde aparezca alguna de las palabras
Donde aparezcan todas las palabras
Donde aparezca la frase exacta

v.03.10:0,591
GestionMax

versión móvil

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar