23.6K
2.6K
1404
1.031
310
usuarios
x
Acceder
Usuario / e-mail:
Contraseña:
Los usuarios pueden dar de alta sus concesionarios o cambiar sus datos si son profesionales, bajar fotos, realizar tasaciones de vehiculos usados, o participar en el foro entre otras muchas ventajas. Registrate Gratis
Busca por letra: A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Buscar también en la definición

FAROS PARA NIEBLA - Definición - Significado

02/11/2010

Denominados también faros *antiniebla, son aparatos de iluminación facultativos, con los que pueden estar equipados los diversos tipos de vehículos. Salvo en casos excepcionales, no son colocados por los fabricantes, porque el empleo efectivo se limita a algunos períodos del año y sólo en determinadas zonas.
INSTALACIÓN DE LOS FAROS PARA NIEBLA (mín. 60 cm, máx. 40 cm)
En la instalación de los faros para niebla deben respetarse normas precisas sobre su altura desde tierra, la distancia desde el borde exterior del gálibo del vehículo y la distancia mínima que debe dejarse entre los 2 faros. La figura ilustra estas distancias e indica la zona (verde) de su posible instalación.
La niebla está constituida por gotas muy pequeñas de agua que flotan en suspensión en el aire. Los diferentes tipos de niebla se distinguen entre sí por el diámetro de dichas gotas (variable de 10 a 15u.) y por la densidad (número de gotas por metro cúbico de aire).
El diámetro de las gotas es tal que la luz no puede atraversarlas y es reflejada hacia atrás en todas las direcciones dispersándose. La parte de luz reflejada que llega al ojo del conductor constituye una pared luminosa, formada por las, gotas iluminadas, que se comportan como pequeños espejos. La parte restante de luz reflejada va a chocar contra las demás gotas hasta que es completamente absorbida. Por este motivo un objeto iluminado, por ejemplo un cartel luminoso, visto desde el vehículo no posee contornos definidos ni conserva su color, puesto que la mayor parte de su visión es debida a la luz difundida por la niebla, en lugar de la luz que llega directamente del objeto.
Si la capa de niebla atravesada tiene un espesor considerable, la visión de la imagen se hace borrosa hasta llegar a desaparecer el contraste de luz (diferencia de luminiscencia) respecto a la pared de niebla. Por tanto, la posibilidad de localizar un obstáculo en la niebla se debe a la diferencia de luminiscencia (intensidad luminosa que una superficie o un objeto rechaza al ser iluminado) entre el objeto en cuestión y la capa de niebla que es iluminada.
La lumínancia del obstáculo depende además del color y de la naturaleza de su superficie, de la intensidad de luz que atraviesa la niebla y llega hasta el obstáculo, así como del foco de luz que, difundido por la niebla, choca contra el obstáculo.
La luminancia de la capa de niebla que es necesario atravesar con el ojo antes de ver el obstáculo depende de la naturaleza de la niebla, de la posición de los faros respecto al ojo y del espesor de la capa de niebla iluminada. Por ello, al colocar los faros cerca del suelo y disponer la posición de observación elevada, la capa de niebla iluminada que debe ser atravesada para distinguir un obstáculo sobre el terreno es bastante menor. Además, el haz de los faros para niebla debe ser plano e inclinado lo máximo posible hacia abajo.


A veces, un obstáculo puede distinguirse mejor apagando las luces, ya que el color y el contraste natural con el fondo son suficientes para delimitarlo, mientras que si se encienden los faros, éstos crean un fondo (de niebla) muy iluminado, que puede reducir o anular el contraste. Existe una distancia límite, más allá de la cual la luminancia de la niebla impide la visibilidad de cualquier objeto.
Los proyectores normales, no construidos expresamente para la niebla, con haz luminoso no concentrado en una zona restringida, presentan los siguientes inconvenientes:
- notable reducción de la cantidad de luz que llega a la superficie de la carretera o a un objeto cualquiera o a una señal que el conductor deba poder distinguir esporádicamente; la atenuación depende del número de las gotas que un rayo pueda encontrar y, por tanto, de la densidad de la niebla;
— la luz reflejada por el objeto, que permite al conductor poderlo distinguir, experimenta en el retorno (antes de llegar al ojo del conductor) fenómenos de reflexión y dispersión idénticos a los sufridos por los rayos incidentes antes de llegar al objeto.
Los proyectores para niebla atenúan los inconvenientes descritos anteriormente, puesto que la intensidad luminosa emitida resulta mucho mayor en virtud de la configuración del vidrio y del haz luminoso resultante. No obstante, la mayor intensidad puede ser contraproducente si la orientación de los faros no sigue al mismo tiempo la de la niebla.
En función de las características ópticas existen 2 tipos de proyectores para niebla: con haz luminoso concentrado o con haz ensanchado. La diferencia deriva principalmente de la óptica del vidrio, substancialmente liso en el primer tipo, y con mucho relieve en sentido vertical en el segundo caso.
El tipo de haz concentrado, adecuadamente dirigido de manera que choque contra la superficie de la carretera en la dirección en la que es más probable la existencia de cualquier punto de referencia paralelo al eje longitudinal de la carretera (franja blanca, amarilla, arcén de carros, etc.), facilita el mantenimiento de la trayectoria sin desviaciones transversales peligrosas.
El tipo de haz ensanchado, con ángulo en el vértice de 90-ISO0, facilita la visibilidad de los márgenes del ancho de la vía y de la superficie de la calzada que se encuentra inmediatamente delante del vehículo en marcha. La solución ideal podría estar representada por un par de proyectores de haz circular.
No obstante, tanto para los proyectores de haz circular como para los de haz ensanchado, la inclinación del haz debería ser variada continuamente en función del tipo de niebla, de manera que se evite la intensidad luminosa excesiva y se transforme en un elemento negativo.
El montaje debe efectuarse sobre bridas muy sólidas para impedir las vibraciones transmitidas por el movimiento del vehículo y por las asperezas de la carretera que, además de acortar la duración de las bombillas, anulan la eficacia de los faros para niebla. La posición debe ser lo más baja posible respetando las distancias de la figura superior.
La conexión eléctrica debe efectuarse con cables de 1 mm2 de sección como mínimo, conectando independientemente los 2 faros al fusible de la luz de posición, de manera que el encendido de los faros para niebla dependa del de las luces de posición. También el interruptor debe ser especial, puesto que la potencia es en general superior a 100 W. Por tanto, es aconsejable el empleo de un relé y, además, es conveniente dotar la instalación de un testigo o piloto luminoso.
Los proyectores para niebla pueden emitir luz blanca o amarilla; esta última puede obtenerse con un cristal amarillo en el proyector o con una lámpara amarilla. No existen motivos ópticos suficientes para decidir la ventaja a favor de un tipo de luz u otro. Los usuarios son más partidarios de la luz amarilla (obligatoria en Francia) que, probablemente, atenúa los fenómenos relacionados con el cansancio visual durante la marcha continua en la niebla. De todos modos, el color de los faros para niebla de un mismo coche debe ser idéntico.
La mayor parte de vehículos no está preparada para la colocación de estos faros; por tanto, muchas veces es difícil encontrar la posición perfecta para su instalación y es obligado recurrir a la adopción de los tipos que posean dimensiones especialmente reducidas, para respetar las disposiciones legales.
Existe una amplia gama de modelos, de forma circular, rectangular y con dimensiones capaces de satisfacer las más variadas exigencias. La adopción de las lámparas halógenas H 3 ha permitido realizar proyectores de espesor muy reducido para poder evitar que sobresalgan respecto al parachoques, con intensidades luminosas comprendidas entre 3.000 y 5.000 cd. Las formas circulares son las que se prestan mejor para obtener un haz de luz ensanchado uniformemente.

Etiquetas: f
Visitas: 3844
Compártelo:
Donde aparezca alguna de las palabras
Donde aparezcan todas las palabras
Donde aparezca la frase exacta

v.03.10:0,586
GestionMax

versión móvil

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar