ELÉCTRICA (Instalación) - Definición - Significado

02/11/2010

La instalación eléctrica de un automóvil es el conjunto constituido por: los aparatos que generan corriente eléctrica (batería, alternador o dinamo), los utilizadores (motor de arranque, faros, instalación de inyección electrónica, bomba eléctrica de alimentación, motores para la electroventilación, limpiapa-rabrisas, etc.) y los respectivos cables de conexión. También el sistema de encendido con todos sus componentes (bobina, distribuidor y bujías) forma parte de la instalación eléctrica, pero a veces se considera como un conjunto aparte.
Los diferentes componentes de la instalación eléctrica se montan respetando las necesidades funcionales, por lo que debe elegirse una posición protegida de forma que queden garantizados su funcionamiento correcto y su conservación. Además, no hay que despreciar la buena accesibilidad de los elementos que periódicamente deben someterse a operaciones de verificación o de mantenimiento. La batería, por ejemplo, debe colocarse en una posición próxima al motor de arranque, alejada de fuentes de calor y del depósito de combustible; además ha de poder alcanzarse fácilmente para su inspección y rellenado y, a ser posible, debe hallarse en una zona iluminada. La dinamo y el alternador deben situarse junto al motor, pero protegidos contra goteos de aceite y combustible y, además, hay que garantizar una ventilación eficaz de los mismos. La bobina ha de estar protegida contra el calor, el polvo y el agua y tiene que encontrarse cerca del distribuidor de encendido.
Durante los comienzos del automovilismo, la instalación eléctrica se identificaba en la práctica con el sistema de encendido, ya que entonces faltaban todos los servicios que se adoptaron más tarde. Las instalaciones eléctricas han ido enriqueciéndose con gran número de accesorios y aparatos auxiliares; sin embargo, el peligro de averías eventuales ha disminuido notablemente, gracias al empleo de la electrónica y de elementos sellados. Por ejemplo, el regulador de tensión, sobre todo en los circuitos con alternador, casi siempre es de tipo electrónico; asimismo se están extendiendo los distribuidores de encendido sin contactos. En los Estados Unidos, todos los automóviles van dotados de proyectores «sealed beam», es decir, con parábola y bombilla reunidas en un conjunto único estanco, que impide la penetración de agua y de humedad.
Para facilitar las operaciones de control de la instalación eléctrica, en los años setenta muchos constructores han adoptado sistemas de análisis electrónico, que permiten comprobar rápidamente tanto el sistema de encendido como el resto de la instalación. Por ejemplo, los coches Volkswagen, BMW y Audi llevan en la instalación eléctrica una toma que, conectada a un banco de pruebas especial, permite, por medio del análisis en un osciloscopio, conocer el estado de desgaste de las bujías, los contactos del ruptor, la bobina y la batería. Otras conexiones eléctricas, siempre por medio de dicha toma, permiten averiguar, por ejemplo, el estado de desgaste límite de las pastillas de los frenos, el nivel del electrólito de la batería, el del líquido de frenos, etc.


Cuando el vehículo no está preparado para este tipo de análisis rápido, las comprobaciones periódicas que hay que efectuar son: control del nivel de la batería y del estado de carga; control del valor de apertura y del desgaste de los platinos; control del desgaste del respectivo martillo de accionamiento; comprobación de la distancia ente los electrodos de las bujías; control del elemento distribuidor, de los sectores de distribución y de la apertura de los contactos de la bomba de alimentación de combustible; comprobación de la tensión de la correa de la dinamo o del alternador, y comprobación de toda la instalación de iluminación. Con una frecuencia menor hay que comprobar el estado de desgaste de las escobillas del alternador o de la dinamo y el de las del motor de arranque. Algunos inconvenientes de la instalación eléctrica son indicados normalmente por testigos luminosos situados en el tablero. Éstos son los de: carga insuficiente de la batería, luces de posición y proyectores, indicadores de dirección, luneta térmica, etc. Estos testigos detectan las averías principales, pero no dan indicación alguna de otros inconvenientes que pueden ser causas de peligros importantes, como, por ejemplo, la quemadura de los filamentos de las luces de posición traseras. Únicamente unos pocos automóviles de gran lujo llevan montados en el tablero una serie de testigos que se basan en el principio de las fibras ópticas e indican si, efectivamente, las luces se hallan o no encendidas. No obstante, en los años setenta han comenzado a aplicarse algunas normas de seguridad que hacen referencia a las averías de la instalación eléctrica.
En el caso de que haya que modificar la instalación eléctrica para montar proyectores auxiliares y otros accesorios, es preciso dimensionar los cables de alimentación según el consumo de cada aparato. La tabla de la página anterior indica las secciones mínimas necesarias.
El esquema ilustra la complicada instalación eléctrica de un automóvil dotado de alternador. Obsérvese que la mayoría de los aparatos utilizadores poseen un solo cable, ya que las conexiones negativas se efectúan a través de masa.

¿Te ha sido útil esta definición?

Regálanos un +1, haz click en "Me gusta" o Tuitéalo!

¿No es lo que buscabas? Envíanos tu sugerencia o consulta. Enviar sugerencia

Etiquetas: e
  1770

Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar