23.6K
2.6K
1406
1.066
310
usuarios
x
Acceder
Usuario / e-mail:
Contraseña:
Los usuarios pueden dar de alta sus concesionarios o cambiar sus datos si son profesionales, bajar fotos, realizar tasaciones de vehiculos usados, o participar en el foro entre otras muchas ventajas. Registrate Gratis
Busca por letra: A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Buscar también en la definición

CUENTAKILÓMETROS - Definición - Significado

15/10/2010

Instrumento, en general accionado mecánicamente, que totaliza los kilómetros recorridos por un vehículo. Sus principales elementos son la toma de movimiento, la transmisión y el tambor totalizador.
La toma de movimiento se monta en la salida del cambio. Salvo casos excepcionales, el engranaje de la toma de movimiento tiene una relación de transmisión dispuesta de modo que a cada revolución del mismo corresponde 1 m de recorrido del vehículo.
Esto permite la estandarización de los elementos del cuentakilómetros y sólo requiere la adaptación del engranaje conveniente por parte de los fabricantes. En la práctica se deben tener presentes la reducción final y la circunferencia de rodadura del neumático.
La transmisión del movimiento desde el engranaje al tambor totalizador se efectúa mediante un cable giratorio, contenido en una vaina lubricada. En el extremo del cable va montado un tornillo sin fin que, engranado con la rueda dentada del tambor totalizador, produce una reducción del movimiento.
El tambor totalizador está formado por tantos tambores parciales, numerados de 0 a 9, como cifras tenga el número máximo de kilómetros que puede registrar el instrumento. Generalmente, los cuentakilómetros poseen 5 tambores parciales (capaces de contar desde 0 hasta 99.999 km). Los cuentakilómetros parciales o de jornada tienen 4 tambores: 3 para los kilómetros y 1 para los hectómetros. Estos cuentakilómetros parciales pueden ponerse a cero en cualquier instante, con una sencilla rotación de un eje a propósito.
Los tambores del totalizador están dotados de 2 dentados interiores: uno de ellos de 20 dientes, colocado en el lado derecho del tambor, y el otro, reducido a 2 dientes solamente, en el lado izquierdo. Estos tambores van montados locos sobre un pequeño árbol, interponiéndose entre ambos una rueda dentada pequeña. Los dientes del tambor de la derecha engranan, una vez por cada revolución, con esa rueda y producen la aparición de una nueva cifra en el tambor de la izquierda. Al llegar a los 9 km de recorrido, los 2 dientes del tambor de las unidades engranan con la ruedecilla intermedia y producen la aparición de la primera decena.
En resumen: cada revolución del engranaje de accionamiento helicoidal representa 1 km; a 10 revoluciones de dicho engranaje corresponderán una vuelta completa del tambor de las unidades y la aparición de una cifra en el tambor de las decenas; 100 revoluciones del engranaje helicoidal corresponden a 10 vueltas del tambor de las unidades y a una del tambor de las centenas, y así sucesivamente.

La transmisión del movimiento por medio del cable envainado es sencilla, pero no exenta de inconvenientes. En efecto, la instalación del cable flexible es engorrosa cuando se deban efectuar recorridos tortuosos con el mismo, para poder conectarlo con el engranaje de la salida del cambio; es necesario mantener las curvaturas compatibles con el funcionamiento correcto y evitar las conexiones excesivamente largas, para no perjudicar la precisión del instrumento e impedir averías. Otro factor negativo de las transmisiones flexibles es la aparición de ruidos durante su funcionamiento, debidos, especialmente en las zonas curvadas, al roce del cable con su vaina; además se pueden transmitir los ruidos del motor y del cambio. Todo ello contrasta con las crecientes exigencias del confort.
Por dicho motivo, las transformaciones mecánicas se substituyen a veces por sistemas eléctricos. En el engranaje de toma de movimiento se monta una excéntrica, que cierra periódicamente el circuito de un motor alimentado por la batería; cada vez que dicho circuito se cierra, el motor efectúa una revolución que se transmite al tambor totalizador, mediante un grupo reductor de engranajes. De este modo se evitan los inconvenientes de la transmisión flexible, puesto que los cables eléctricos no imponen limitaciones en cuanto a sus recorridos ni longitudes.
El cuentakilómetros fue uno de los primeros accesorios de los automóviles. Su empleo se debía al hecho de que el automovilista podía valorar exactamente el consumo de gasolina y de aceite, o de los neumáticos, en función de los kilómetros recorridos; casi siempre se acoplaba al velocímetro. El tiempo no ha cambiado la utilidad del cuentakilómetros, que constituye una valiosa ayuda para el automovilista para la programación de las operaciones de entretenimiento.
Las distancias indicadas por el instrumento totalizador se utilizan, frecuentemente, como parámetros de juicio para las transacciones de vehículos usados.

Etiquetas: c
Visitas: 1157
Compártelo:
Donde aparezca alguna de las palabras
Donde aparezcan todas las palabras
Donde aparezca la frase exacta

v.03.10:2,318
GestionMax

versión móvil

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar