BAJA PRESIÓN (Neumáticos de) - Definición - Significado

01/09/2010

Alrededor de los años treinta se llamaban neumáticos de baja presión aquellos cuya presión de inflado era inferior a unas 2 atm, en condiciones normales de funcionamiento.

En 1924 la introducción de las telas tipo Cord en la construcción de los neumáticos constituyó una fase decisiva para su desarrollo tecnológico. Hasta entonces los neumáticos se montaban sobre llantas muy grandes, de 50 cm e incluso más de diámetro, mientras que la presión de inflado variaba de 2 a 4 atm. Con el descubrimiento de las telas Cord se inició la época de los neumáticos más anchos, inflados a presiones inferiores.

En una época más reciente, con la introducción de los neumáticos radiales, frecuentemente fueron designados, impropiamente, neumáticos de baja presión los de este tipo.

Se denominan, por el contrario, neumáticos de muy baja presión los de tipo especial montados principalmente sobre vehículos para todo terreno y especiales para el ejército. Estos neumáticos tienen presiones muy bajas, del orden de 0,2-0,3 atm y amplias superficies de apoyo sobre el suelo y, por tanto, gran *adherencia. Así, la carga específica sobre la banda de rodadura es muy baja, lo que posibilita la marcha en todo terreno.

Este mismo principio se utiliza a veces en los neumáticos para coches de serie: muchos corredores de rallies reducen la presión algunas décimas de atmósfera para mejorar la capacidad de avance sobre terrenos fangosos o cubiertos de nieve, es decir terrenos con superficie particularmente incoherente. Debe tenerse en cuenta, no obstante, que sobre firme cubierto de nieve, pero de tipo compacto, la disminución de la presión aumenta en general la zona de contacto del neumático, aunque no su adherencia al piso. De forma análoga, en las carreras de aceleración de los dragsters se emplean neumáticos de sección muy ancha (hasta 50 cm), inflados a presión inferior a la de funcionamiento normal (muy baja ya en este tipo de neumáticos) para aumentar notablemente la superficie de contacto con la carretera.

Con todo, no es aconsejable la baja presión en el uso normal; de hecho, un neumático poco inflado (es decir a presión inferior a la establecida por el fabricante para una determinada carga) se desgasta con mayor facilidad, además de que disminuye notablemente su adherencia al piso (*neumático).

¿Te ha sido útil esta definición?

Regálanos un +1, haz click en "Me gusta" o Tuitéalo!

¿No es lo que buscabas? Envíanos tu sugerencia o consulta. Enviar sugerencia

Etiquetas: b
  2267

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar